La manta de dos caras Dios y Diablo

mariquitaluna

En cualquier caso, están más allá de nuestro alcance, no tienen lugar en nuestro mundo, se hallan registrados en una memoria arcaica y muy antigua.

Puede ser producto de las leyendas e historias vistas en películas, y también contadas al calor del hogar, donde oía perpleja y miraba a la luna, esperando una señal.

El conocimiento llega y se pierde, pues los sueños no permanecen. Las visiones se conquistan y se desvanecen, los nuevos mundos se abren en sueños, son antiguas vidas. Tu mundo no es el mio y, aunque tengamos algunas vidas en común, la historia aconteció para nosotros de manera diferente. Aquellos mundos no desaparecen, porque están encumbrados en mi imaginación.

Parece que hay una selección de los acontecimientos, unos que parecen desenterrados de viejas leyendas históricas y reales, muy duras y, otros acontecimientos llamémoslos dichosos y acertados, muy amables y perfectos.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s