Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 12º

J. Luisa, se pierde, escucha, por unos momentos la voz de su madre que aparece en la playa, la mujer, viene muy sofocada, está alarmada, pues no está acostumbrada a que la niña se despiste de la casa, y, ya era tarde, la luna se había alzado en el cielo, era clara, y por ese motivo, se alarma. El miedo ancestral a la noche la aturde, llama, insistentemente a la niña. Su dulce voz se deja oír: Pepita, Pepita, niña, cariño ¿ donde andas? por favor, contesta niña, así, repetidamente, la mujer avanza sobre sus pasos.

Habla Pepa; mientras avanza en su caminar; Pepita, las tías Aníka y Flora, te han traído un regalo, niña, ¿dónde estás?< há ya te veo> ¡gracias a Dios, gracias Dios Bendito!. A la tía Flora, le tocó la rifa, si, la de la corrida de toros, y mira, cariño, te trajo una máquina de coser, y es de las buenas. Una máquina <<Singer>> de último modelo, es preciosa, un mueble de madera fina, tintada en color claro, como tu querías, cariño. Las tías, llegaron en el bote de las seis de la tarde, y desde ese momento te andamos buscando. Niña, que susto, me has metido en el cuerpo. Todos andan buscando, por las dunas y han llegado hasta el palacio, no nos esperábamos que estuvieras en la playa. No, claro, que no, con la de veces que te hemos dicho que es peligroso andar sola por este lugar. Veo, que me empiezas a desobedecer, tenemos que hablar, y te voy a hablar con mucha claridad, sobre los peligros que encierra andar sola por estos parajes.

Pepita, está perdida en su mente, escucha y no escucha a su madre, está en un estado de ensoñación, en una nube;

Sus pensamientos, la aleja del presente, las hadas, han desaparecido más rápido que llegaron, se disuelven en la arena. No sin antes, despedirse de la joven J. Luisa muy amorosamente, con mucho cariño, se acerca el hada Esperanza, y hablando bajito al oído, le dice; tenemos una conversación pendiente, otro día vendré yo sola, y te diré, lo importante que yo soy, recuerda: La esperanza, ayuda a insistir en la verdad, y si insistes la esperanza se convierte en realidad. No entiendo. Comenta J. Luisa, y con estas palabras últimas desaparecen en la arena de la playa.

Piensa la niña, en lo que su madre le había contado sobre lo que al cuerpo le ocurre tras la muerte.( Pepa, le hablaba mucho a J. Luisa, le contaba cuentos. Era su manera de filosofar e instruirla). Pepita: tras la muerte, el alma se separa del cuerpo; éste vuelve a la tierra de la que fue formado y permanece allí inerte hasta el día en que Dios, resucite a los muertos. Serán los mismos cuerpos que existían antes quienes resucitarán y serán animados por las mismas almas que una vez lo animaron, renovando la faz de la tierra, tal como está escrito.

J. Luisa, mira, y ve venir a sus padres, a las tías, y a muchos vecinos con lámparas encendidas, y lo ve avanzar hacia ella. Sigue pensando, sobre el alma y el cuerpo.

Las almas, que han de resucitar los cuerpos permanecen siempre en presencia de Dios, esperando el momento en que sea dada la orden de volver a los cuerpos de los que fueron separadas, tal como está escrito. Se hace preguntas: ¿pero, como, el alma vuelve al cuerpo? No soy un hada, ni nada que se parezca, solo soy una niña………………………….

 

Anuncios

Un comentario en “Muchas vidas y muchos sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s