Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 21º

J. Luisa, se pierde en sus pensamientos: (todas las circunstancias, incluso las más desagradables, encierran un comienzo, una oportunidad. El truco consiste en encontrarlo y aprovecharlo) se aparta del grupo, anda, con pies ligeros, llega a un lugar cerrado por las matas de Jara y Romero, los pequeños arbustos la oculta de la vista del resto del grupo, y del gentío que había acudido a la playa. Se sienta, sobre un bardo de arena cruzando las piernas, sus brazos sobre su regazo. J. Luisa, siente que está sentada en un paraíso de color rosa.Se plantea, preguntas relativas a oportunidades especificas para su vida, también sobre la preocupación especial que habían vivido ese día. Se queda en silencio esperando una respuesta de su interior. Escucha, con atención el crujir de las ramas de los arbustos, luego pasos ligeros que se acerca al lugar donde ella esta sentada.La mano de una mujer, le toca la espalda, se sobresalta, pronto sale de su susto, se asombra, al ver a Ana la coquinera, que llega hasta la playa buscando información de lo ocurrido en la tarde. Ana, habla en voz baja, un susurro, unas palabras que va susurrando ¡Controlo mi vida con la cabeza fría y el corazón grande! en poco, J. Luisa y Ana la coquinera se encuentra. Se saludan, tiernamente, pues se conocen de siempre. Primero desahógate, le dice; Ana a J. Luisa. ¿Que te ocurre, niña? Mi Primo Pepito, que nos ha dado un susto de muerte, es un niño muy travieso, y nos ha dado la tarde. Desapareció en el agua, se fue a su casa a recoger los pájaros, y el caso es que no se lo dijo a nadie, se fué, zambullo, buceo hasta la costa de Sanlúcar, y luego volvió en la barca de Ruperto. Vaya susto que no ha dado a toda la familia. Ana le dice: Mira hija, lo mío fue mucho peor aunque el desenlace final fue bueno gracias a la ayuda de momá Lola, si , ella me ayudó con su videncia, sí hija, sí.

Hija, Pepita, cinco minutos bastan para que te cambie la vida, todo es muy relativo en el tiempo. Un día llegó a Sanlúcar, unos titiriteros, de un país lejano, gente de raza extraña, que se dedican a deambular por el mundo, con sus actuaciones, sus escenas teatrales, cantes y sus malabarismos. Lo cierto es que se asentaron con sus carros y animales, en la Plaiya de las Redes. Ahí pusieron su campamento. Sabes que mi casa esta cerca de ese lugar. Mi hija, Anita, tenía seis años cuando desapareció, se llevo perdida unos años, no había manera de encontrarla no dejo ningún rastro que seguir.

La guardia Civil, busco por todos los alrededores de la comarca, por el río, por el mar, los pinares y las marismas, por todas las ciudades cercanas, y se dio la voz a otros cuarteles. En fin, hija, que mi Anita desapareció, se perdió, sin dejar ninguna pista y era bastante extraño, lo que ocurrió, unos días después de desaparecer, me fuí a consultar a Nicolasa la bruja, me dijo de sopetón, que a mi hija se la había llevado una alimaña y que se la había tragado en dos bocados. Su consejo fue que me olvidara de ella por siempre, y que no buscará más.

Pasado un tiempo, volví a mis quehaceres, y caminando por la playa me encontré con moma Lola. Le comente, lo que había sucedido, ella, me ayudó con sus consejos, sus palabras me ayudo mucho nunca lo olvidaré.

Moma Lola Me habló sabiamente y me dijo estas palabras: La reina de las flores, es la humilde rosa rosa, que la reina de las Hadas te regala este día. para llenar de alegría lo que antes llenará el llanto. La reina de las Hadas te regala esta rosa rosa llena de amor y encanto. Esta hermosa flor, viene a curar todos tus males de espíritu alma, alma, y los mortales, con su color y su aroma te llena de vida y hermosura. Toma este rosal, y cuelgalo de tu casa, dejalo caer sobre tu jardín. Pronto florecerá y con él las cosas más sencillas y hermosas de la vida se tornara alegre y podrás reencontrar lo perdido y con ello la armonía que ayer dejaste marchar. Volverá ese hombre perdido, y tú hija, el aroma de la rosa rosa puede mostrarle el camino de vuelta a su amor y su morada.

Pepita, hija,cuando una desgracia llega, es demasiado tarde para apreciar la felicidad que antaño se tenía. Tienes que aprender a expresar tus dudas, tus angustias, tus debilidades. Expresar es expulsar.

Hija, las palabras funcionan, como un distanciamiento, no guardes para tí tus miedos. Comienza ya a liberarte de ellos. Recuerda: que en ciertas situaciones, a veces es urgente esperar, tener paciencia. Mantén en la cabeza que tenemos el tiempo contado, y que no debemos tardar en realizar lo que deseamos. Sí, ahora soy viuda; y el más hermoso homenaje que puedo rendir a mi difunto marido es seguir siendo feliz, aún sin él. Por eso te digo que hay que moderar la importancia de los recuerdos. Se pueden…….¿..?…

 

Anuncios

Un comentario en “Muchas vidas y muchos sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s