Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 53º

El proceso de recuerdos de una vida anterior junto a Anita. Mi memoria es imperfecta, y creo que tengo que dar gracias a Dios. Por no recordar detalles de dolor, porque debe de haber de todo, una vida implica trabajo, esfuerzo, amor, crecer y envejecer y inevitablemente sufrir. Debajo de muchos de nuestros miedos más profundos, debe de haber la huella de una tragedia oculta en nuestra memoria antigua. Hay que enfrentarse a esos miedos de frente, y tomar el toro por los cuernos. No existe una incapacidad real para enfrentarse a ellos, sino la convicción de que somos incapaz de hacer frente a ellos.-

Ramón; la conciencia necesita de la atención. La conciencia seria como el ojo que ve, y la atención, como la luz que ilumina para que el ojo vea. Sólo cuando llevamos la atención a nuestro interior es cuando podemos descubrir aquello que permanecía cubierto y así podemos desvelar aquello que estaba velado. La mayor parte de las convicciones que nos limitan, lo hacen sin que nosotros lo sepamos, esto es, actuamos por debajo del plano de la consciencia.-

Cierto Carlos; Esto significa, ni más ni menos, que algunas de nuestras convicciones pueden limitar de forma muy importante el despliegue de nuestra inteligencia. Muchas veces estoy convencido de que somos de una manera determinada y me parece imposible llegar a cambiar.-

Querido Ramón; vuelvo a decirte , que lo que nuestro cerebro es capaz de reconocer y de captar en nosotros es sólo una pequeña parte de la realidad que somos. Además conviene saber que nuestro cerebro, en lo que ha percepciones se refiere, puede engañarnos por completo, no hay más que ver las imagenes que me vienen, a veces el corazón se acelera de tal manera, que me turba y me horroriza, que hay momentos que parece que el corazón se me sale del pecho, ¡que pálpitos, más estrepitosos!.

Ramón; que jamás creí a madre, con sus locuras, esas exageraciones de vidas anteriores que, cuando nos contaba sus visiones y sus sueños no la creía. Hay una serie de ideas que de tanto escucharlas tendemos a descartarlas, porque están en contradicción con lo que nuestros propios sentidos nos muestran.-

Carlos; cuando uno observa el amanecer y todo el movimiento del sol hasta que se oculta, la percepción visual que se tiene es que el sol se oculta, la percepción visual que se tiene es que el sol se ha movido, mientras que yo estaba quieto. –

Ramón; le costó mucho a Galileo que las mentes de la época se abrieran a considerar algo que estaba en línea opuesta, no sólo con lo que pensaban, sino también con lo que veían.- Hermano, hay una serie de ideas que tendemos a descartarlas de entrada porque están en contradicción con lo que nuestros propios sentidos nos muestran. Te pondré otro ejemplo Ramón: Todos entendemos que la materia está formada  por átomos y que, como nuestro cuerpo material, pues también está integrado por átomos. Ramón; cuando observamos a nuestro cuerpo, lo vemos sólido y, sin embargo, esto es una percepción que no se sostiene con la realidad.-

Ya, Carlos; he oído a madre decir muchas veces que también nuestras vísceras cambian de tal manera que muchos de los órganos que tenemos actualmente no contienen ninguna de las células que teníamos cuando nacimos. Dice; que son células nuevas que han aparecido como consecuencia del proceso de reproducción celular que sucede de manera continua en el cuerpo.-

-Te das cuenta Ramón; necesitamos tener la mente muy abierta para ver las revelaciones de fenómenos extraordinarios, que se suceden en nuestras vidas. Sino como nos vamos a dar cuenta, de que o salimos de nuestra forma tan limitada de pensar o seremos incapaces de ver las cosas desde esa perspectiva que nos va a permitir descubrir puertas donde antes sólo veíamos muros.-

¡Hay Ramón!, necesitamos recuperar la capacidad de sorpresa y asombro de un niño, para introducirnos en lo Einstein llamaba <<la belleza del misterio>>.-

Verdad, Carlos; de igual manera que la realidad de los microorganismos se hizo patente con la intervención de un instrumento de observación que era el microscopio y que la realidad de las galaxias se ha hecho patente con la utilización del telescopio, vamos a necesitar un instrumento muy especial para adentrarnos en el mundo interior y descubrir aquello que aún existiendo, permanece oculto.<< Ya Ramón; y ese instrumento de observación no es otra cosa que nuestra conciencia>>.-

Ramón; nuestra conciencia necesita unas gafas con los cristales de un microscopio, ella nos va a ayudar a descubrir qué es lo que hay en nuestro interior. Ver aquello que no nos deja vivir la vida como nos gustaría vivirla en lo que sí depende de nosotros y que es mucho. Hermano, la conciencia es como el ojo que ve, más allá de nuestra realidad. Sólo cuando llevamos atención a nuestro interior es cuando podemos descubrir aquello que permanecía cubierto y desvelar lo de tiempos lejanos, nuestras vidas anteriores, que está velada para muchos de nosotros, pero, que es tan fácil como entonar una dulce melodía y activar nuestro corazón, así de simple y sencillo, sólo hay que respirar con el corazón, y llevar toda nuestra atención a la respiración y se pone en movimiento un mecanismo que despierta nuestra alma y nos desvela nuestro mundo oculto y secreto.-

Ramón; bajo la infinita diversidad de la vida, de todo cuanto existe, subyace la unidad del espíritu, de una energía que lo inunda todo, penetra y envuelve. Además, no hay distancia ni separación entre esa energía universal y nuestra naturaleza esencial que es pura potencialidad. <<Todo lo que existe es producto de esa mente (inteligencia, energía) universal que todo lo llena y activa, desde el átomo al cosmos. Todos somos esa potencialidad pura, y en el conocimiento consciente de esa esencia nuestra y como parte que somos de esa unidad y energía sin limites está latentes en nosotros la capacidad de realizar cualquier sueño, porque somos la posibilidad eterna.-

Carlos, hermano mío; si todos formamos parte de esa unidad, de esa energía omnipresente que todo lo inunda, de esa potencialidad pura, en la medida que seamos conscientes y conozcamos nuestra propia naturaleza esencial, de forma más dinámica, vigorosa y activa se manifestará esa potencialidad en el yo de cada individuo humano.-

Ramón; pero el yo verdadero, la esencia lo que alienta la propia existencia, el verdadero punto de referencia interno es la propia dimensión espiritual de cada persona, no las cosas ni los objetos de nuestra experiencia. cada vez que tomamos referencia de lo externo, las cosas, las personas, sus juicios, sus aprobaciones o sus condenas y críticas, nos sentimos dominados por las necesidades imperiosas sobre lo que acabamos de reflexionar. Hermano; que nuestros pensamientos, sentimientos y acciones esperan, que necesitan, una reacción y percibiremos que nos domina el miedo a esa reacción. ¿Por qué sucede esto? Porque todas esas necesidades imperiosas que acabamos de analizar demandan poder externo y se basan en el miedo, en la necesidad de controlarlo todo, de obtener beneplácito de nuestros semejantes y lo que piensen o digan los demás condiciona y malogra nuestra existencia.-

Ya, Carlos; a lo que es igual: Nuestra mascara social, nuestro ego, no es nadie sin la necesidad desmedida de poder externo, que tampoco le confiere entidad y seguridad; pero sigue condicionado por la necesidades imperiosas, por el miedo o lo que puedan pensar o decir los demás.-

Ramón, por el contrario, el yo auténtico, basa su fuerza, su consistencia y su poder en el conocimiento de sí mismo como parte integrante de la potencialidad pura, de su propia esencia, de su yo espiritual, libre de condicionantes, de servilismo y de ataduras. Es el yo verdadero que siente en su interior el amor, invulnerable e inmune a las críticas, fuerte y seguro en su humildad y sencillez, que no se siente ni inferior ni superior a nadie, pero que percibe nada menos que él mismo como parte integrante de esa unidad y energía sin limites.-

Ramón; lo verdaderamente inteligente y práctico es convencerse cuanto antes de que todo en nuestro alrededor puede ser y no ser. mañana podemos seguir vivos o morir. Hoy podemos tener salud, pero eso no nos garantiza que mañana o dentro de una semana estemos enfermos. ¿Por qué nos inquietamos ante la incertidumbre y perdemos el tiempo y las energías buscando una seguridad, una certeza que nadie nos puede dar?. No confundir duda con indecisión. El indeciso queda paralizado y no actúa por miedo a cometer errores. La persona que duda, por el contrario, actúa y toma decisiones sin temor a equivocarse porque sabe que es normal equivocarse y que de los errores se aprende, sabe que nada es seguro, pero está convicción no sólo no le impide actuar, sino que le impulsa a vivir, a hacer cosas y a ser una persona segura dentro de la inseguridad en que todos estamos inmersos y de la que nadie puede escapar.-

Carlos, por eso dice Unamuno que  la fe se mantiene resolviendo dudas y volviendo a resolver las que la resolución de las anteriores hubieran surgido, porque en realidad la vida del hombre sobre la tierra es duda.-

Ramón, para Aristóteles la duda es el principio de la sabiduría, pata Francis Bacon es la escuela de la verdad y para Montaigne es la mejor almohada donde reposar una cabeza equilibrada. Emmanuel Kant mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que sea capaz de soportar, y yendo más lejos José Ortega y Gasset aconseja a todo enseñante que enseñe a sus alumnos a dudar de lo que él mismo enseña. Ramón; y el ser humano busca afanosamente certezas, seguridades, verdades absolutas que le garanticen, que le aseguren… vana pretensión porque<<nada hay seguro bajo el sol>>.-

Ramón querido hermano, quien ha sufrido o sufre una tragedia, ha padecido o padece una grave enfermedad, todo lo relativiza y deja de preocuparse por bagatelas y de hacer un drama por todo. Vive al día, el ¡ahora! y lo disfruta porque sabes que es lo único de que dispones y nadie puede arrebatártelo. Por eso por mal que vayan las cosas, descubre alternativas, se engancha la esperanza y encuentra nuevos motivos y horizontes en tu vida. Por más que madre nos diga que somos unos desastres a cada momento, que está harta de nuestra conducta, que somos unos fracasados y que no seremos nada en nuestras vidas, con esas criticas no mejoraremos, sólo nosotros sabemos lo que queremos,¿tú qué piensas de esto hermano?.-

Carlos, lo tengo muy claro, de todas las formas de engañar a los demás, la pose de seriedad es la que causa más estrago, yo soy yo, con mis defectos, mis rarezas y mis limitaciones y también tengo mi encanto. Carlos;por que no admites el engaño, ¿de que te sirve a tí poner la careta de santo, cuando no te da felicidad? y siempre te manifiestas en tu plena autenticidad, no sólo es una prueba de carácter, sino algo muy de agradecer, te muestras a ti mismo, no a un sucedáneo.-

Carlos; ¡Quiérete y déjate querer!. Date el gusto: No temas a disfrutar ni reír ni divertirte con demasiada frecuencia. Quien es feliz de verdad necesita contagiar a todos su felicidad y al mismo tiempo, ocupado como está en saborear tu propio disfrute. en algún sitio leí que los placeres deben colocarse en la vida lo mismo que las comas en una frase, y me parece excelente comparación. Ya tre la vida bastantes contratiempos, disgustos, sinsabores y desgracias parra que como que nos andemos con remilgos a la hora de disfrutar de buenos momentos.-

Carlos, que hay que aprovechar cualquier ocasión para desconectar, cambiar de actividad, de lugar y no esperar grandes acontecimientos. Hermano, es el disfrute de lo cotidiano, de lo que tenemos más al alcance de la mano lo que muchas veces ignoramos y sin embargo puede ser fuente y motivo de gran placer, como es leer.-

Ya Ramón, hasta hoy no había abierto los ojos. Quien me lo iba a decir, que mis visiones y mis sueños son mis vidas anteriores, que cosas, cuanto desconocemos de la vida. ante mi se abre impresionantes paisajes, los vestidos, los adornos, la vida junto a mi familia, mis hijos, Anita, mi estatus, mis cosas.-

Ramón; alargó la mano y esta cae suave sobre la cabeza de Anita,le peino dulce y suave su larga cabellera bajo las estrellas de un cielo puro. Allí deseo descansar, sobre ese suelo de dura roca, y tan suave a la vez. Mi mente pugnaba con mi corazón. Imaginarme que podía ser yo, ¿y donde estaba?. Ansiaba, pero no osaba, usar la vista. Tenía miedo a mi propia mirada sobre lo que me rodeaba. No es que temiese descubrir cosas horribles, sino que me aterrorizaba el convencimiento de no ver allí nada. Ahora me siento al despertar, con el corazón lleno de loca desesperación.-

Carlos; al despertar hoy quedaron confirmados mis peores pensamientos. Hoy siento como la negra noche eterna me envolvía. Pupne  por respirar. La intensidad de las tinieblas parecía oprimirme y sofocarme, como si una garra me apretara el pecho. La atmósfera era intolerablemente pesada. Hermano; me esforcé por quedarme quieto e hice una tentativa de emplear la razón. Hay recordé el desarrollo del proceso inquisitorial, y partiendo de ese punto intente deducir la verdadera situación en que me encontraba. ¿Pero donde, y en que momento me hallaba?.-

Hermano, las sombras de mi memoria me hablan confusamente, mi memoria es imperfecta, y no dejo de oprimirme y de sofocarme.”Cometí un crimen”, fuí participe de una masacre. Los condenados a muerte perecieron por lo común en los autos de la fe. He temido descubrir cosas terribles y ha sido así, es horrible lo que descubrí.-

-Carlos, hoy de repente una idea horrible hizo fluir la sangre a torrentes a mi corazón, y durante unos instantes volví a quedarme sumido en la insensibilidad. Hoy al recobrarme me puse en pie de golpe temblando convulsivamente, vibraba cada una de mis fibras. ¡Que visión más horrible!. Hermano, me ví con los brazos extendidos, enloquecido, y en torno, mucha gente, gente inocente, los brazos por encima de sus cabezas, moviendolas en todas direcciones, mis manos sujetan una espada toledana, de grandes dimensiones, lo peor, no sentí nada, solo el sudor que brotaba por todos los poros de mi piel, y se detenía en gotas gruesa sobre mis sienes, y resbalaba sobre el pecho. La agonía de la incertidumbre a la larga se hizo intolerable, así que avancé, cautelosamente con la espada en las manos, con los brazos extendidos, y la cara desencajada, los ojos se salían de las órbitas.-

Carlos, una absurda visión. -Di varios pasos en la negrura y el vació que me conducía hasta un umbrío bosque, cerca un río, donde crecía esbeltos abedules y sauces, todo el suelo poblado de pequeños arbustos, la noche fría, y seguí la barranca que me conducía a escarpadas rocas, la pradera descubierta y fría. Al fin, parecía que la mía era la más espantosa de las suertes.¿O quizás, me esperaba una suerte aún más espantosa?.-

Carlos; mis manos extendidas, encontraron por fin lo que buscaba, tropecé con unas tiendas perdidas en la cima de una montaña, era un poblado, un asentamiento indio. Hermano, los recuerdos se agolpan en mi memoria, mil vagos recuerdos. al recorrer a tientas el contorno del poblado me allé vacilando por un largo rato, hasta que tropece y cai. Estaba demasiado cansado para reflexionar sobre esta circunstancia. En la confusión que siguió a la caída no me percate de que el suelo era resbaladizo, aunque era de roca solida, pero resbaladizo, a causa del limo depositado por las lluvias de la tarde. Por fin me arme de valor, y decidí, irrumpir en el poblado con la espada en la mano, sin vacilar. Había avanzado, diez o doce pasos, cuando unos perros feroces, se abalanzaron, se agarran con los colmillos a mi camisa, la desgarraron, se me enredó las piernas y caí por el precipicio.-

Carlos, en la visión vi mi cuerpo, descansaba sobre el fondo del precipicio empapado en un charco de sangre, que brotaba de mi cabeza. En la confusión que siguió a la caída, no me percaté, de momento, de una circunstancia un tanto sorprendente, que sin embargo pocos segundos después y mientras me hallaba tendido en el suelo, atrajo mi atención; Al mismo tiempo, mi cuerpo parecía flotar sobre la tierra. Alargué mis brazos y me toqué, me estremecí, un peculiar olor a azufre y hongos podridos, y el aroma característico a carne podrida, llegó hasta mi nariz.-

Carlos; al instante me di cuenta de lo que había sucedido, durante bastantes instantes escuché sus voces, hubo un lúgubre descubrimiento, seguido de ecos penetrantes. en el mismo instante se oyó….¿..?….

Anuncios

Un comentario en “Muchas vidas y muchos sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s