Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 56º

Mi señor, no te sientas ofendido, lo que te ofende te debilita el alma. Un alma no tiene peso, pero se puede acariciar y, esa es la cosa más hermosa que se puede sentir aquí. Aquí recordarás cuánto has vivido en la tierra, y te ayudare, señor mío, a ver tu historia sin derramar ni una sola lágrima. Carlos; y salió el ángel que hablaba conmigo, del desierto, y me llevó a un lugar de gran altura, había como una torre afilada que se perdía en las espléndidas ramas del árbol del Conocimiento, del Bien y del mal.

Y me dijo el ángel: Alza ahora tus ojos, y mira que es esto que sale. Y dije, ¿qué es esto señor mío? ¿Qué és? Y él dijo: esto es una esfinge, un efa que sale. Además dijo; esta es la iniquidad de los necios en toda esa tierra. Y he aquí, que levantan la tapa de plomo de cuando en cuando y derrama sobre ellos sus maldades, le llenan,la boca de plomo y los sella, eso a los calumniadores y ofensores, que repartieron la ira sobre sus familias desde sus bocas. Los que provocaron maldades con su palabrería. Carlos, vi como vertían la masa de plomo dentro de sus bocas.

Carlos, hermano; alcé luego mis ojos, y miré, y he aquí que dos esfinges de color rojo que salían de un palacio bellísimo, y traían viento en sus enormes alas como de águila, más oscura que el carbón, y ahogan, a los que estaban al borde de los precipicios. Las efigen volaban entre el desierto y el cielo de brumas.

Dijo el ángel que hablaba conmigo:¿A donde llevan las esfinges a los que se abaten por el precipicio? Y él me respondió: los que se caen, tienen una nueva oportunidad de regresar a la tierra. Más volverán a la tierra,  sin sal, y sin semillas. Ha vivir una vida sosa y quebrantada, con el dolor perpetuo de saber que no tendrán descendencia, y su casa será casa de tempestad y sufrimiento.Esós son los opresores y prevaricadores.

De nuevo alcé los ojos y miré, y he aquí cuatro carros circulares que salía de entre los montes, y aquellos montes eran de puro oro y su suelo de bronce, ví jardines florecientes y fuentes de piedra de exquisita talla con adornos florales y una bella gama de piedras preciosas que brillaban haciendo como si fueran faroles que iluminaban el lugar. Y el agua corría, sobre los suelos de bronce con lánguida faz. Y en ese momento me hirió un viento solano con tizoncillo y granizo, que levantaron los carros que volaban por el cielo, que quedó muy iluminado. Me froté los ojos con las manos; y me dijo el ángel: Se enojo, la esfinge en gran manera contra los necios.-

Paseando los dos llegamos, junto al árbol de Conocimiento del Bien Y del mal. Y estando debajo de él se oye la voz de Dios. Y así dijo Dios al ángel y a mí, y a todos los que bajo el árbol estábamos: Volveos a mí, dice Dios, y Yo me volveré a vosotros. No seáis como vuestros padres a los cuales clamaron los primeros profetas diciendo: Así ha dicho Dios: Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras; y estos que ves no aturdirán, ni me escucharon, dice Dios. Vuestros padres¿dónde están? y los profeta, ¿ha de vivir para siempre?.Pero mis palabras y mis ordenanzas que mandé a los profetas,¿no alcanzaron a vuestros padres?.Ni caso les hicieron a los profetas que mande que son grandes Maestros y grandes sabios y muy buenos oradores……………….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s