Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 58º

Carlos y Ramón, se retraen y dejan a las mujeres que anden delante de ellos. Ramón, abraza el hombro de su hermano Carlos, y le va hablando al oído. Hermano, te confié todos mis secretos, con todos sus misterios. En este amargo silencio decidí perdonar, a todos y a todo. Carlos, ríe;ja, ja, ja ¿y a mí también me perdonas? .Decidí perdonarte hace mucho tiempo.Aprendí-que todo en la vida vuelve, que no hay mal que por bien no venga. Sí Ramón, se aprende a fuerza de voluntad. Ya, con voluntad y esfuerzo todo resulta más fácil. Carlos, he aprendido que lo más valioso de la vida; es la familia y, los verdaderos amigos, como tú, hermano, tú eres mi mejor amigo. Ramón, la parte más difícil de la distancia es que no sabes si te están estrañando o te están olvidando. Así es hermano. Y no se llora a quien no te valora.

Carlos, se queda callado, después de escuchar algo que le ha dolido; le dolió, y sonríe levemente, una sonrisa muy débil asoma a sus labios. ¿Te dolió, hermano? Ya, como no me va a doler Ramón, esto que dices, es como un tropezón en mi vida. ¡Hombre! No me pongas más obstáculos, ya estoy arto de barreras que se interponen en mi camino. Mi objetivo es,levantar la cabeza y seguir adelante. Amo a mi mujer con toda el alma, y nada ni nadie me separará de Anita.

Para qué odiar a los que te envidian, si ellos mismos te confirman, que eres mejor que todos ellos.La alegría de Anita está en su alma, y no, en la edad. Por dentro piensa y siente como una niña. Ella es un ser adorable; es graciosa, ligera y flexible, sencilla y amable, es genial. Carlos, Anita, es esa persona que es y será tu debilidad. Anita me ayuda a recordar mi paz, y  sabe escuchar con la mente muy abierta cuando le hablo.Y más sabe el diablo por viejo que por diablo. Ramón; siempre existirá esa persona que es y será tu debilidad. Ya, no, ya se acabo, haré los votos, y consagraré mi vida a Dios.

Carlos; me encerraron, y lo que no sabían; es que yo era una semilla. Ciertas cosas se puede capturar, pero al alma rara vez se la puede encerrar. Baile al viento de estos tiempos. Escucha; al viento que inspira. Escucha al silencio que habla. Escucha al corazón que sabe. Me sigue, mucha gente obrera que tienen la esperanza puesta en mí. Pronto harán, una huelga en los astilleros, y la cosa está bastante oscura, no sé cómo se saldrá de esta, la gente, reclama lo que le pertenece por derecho propio, y sé que llevan toda la razón. Ramón; cuando hables procura que tus palabras sean acertadas y convincentes, si no, es mejor que guardes silencio.Ayúdame tú a hablar la verdad, tú tienes más conocimiento que nosotros de estos temas burocráticos y sociales, tú eres un hombre de carrera y de teología,sabes mucho de la filosofía de la vida terrena.

Ramón, me asaltan algunas dudas…¿cómo será mi vida de ahora en adelante, junto a mi mujer?Claro, Carlos, ya no tendrás: Abstinencia, castidad y ayuno.Ramón; mientras más represión soporta el ser humano, más ideas rebeldes emergen en su imaginación supliciada. Ahora, 1.916 es una época de apertura; un periodo galante en el que florece la conversación en los salones, el refinamiento en el vestuario y el lujo en la decoración; por primera vez después de muchos siglos de oscurantismo, las mujeres de la aristocracia tienen acceso a la educación.Ahora, se tapa aquella parte de la anatomía humana, tan vilipendiada en toda clase de chistes y comentarios, con unos trajes muy cortos y poco recatados, no obstante exige respeto. De más está decir que no se puede ni se debe ir muy lejos sin pisotear lo sagrado. Es cierto, Carlos, tratamos esa parte de los hombres con solemnes consideraciones.Mirá, alcancemos a las mujeres, que ya mucho nos adelantan.

Las mujeres de lejos, parecen sirenas vestidas de cielo. Flora, lleva un vaporoso vestido color  azul, tirando a verde agua, y Anika, vá de celeste. Las formas, de la joven Anita se dejan ver muy pronunciada bajo su camisa blanca con volantes en el escote, que deja ver unos pechos prominente, se ha quitado las enaguas y anda casi desnuda por la playa.Los ojos de Flora, son color marrón miel, luce unas pupilas que centellean alegría. La luz de sus ojos salen iluminando su gracioso y bello rostro. Suspira; mirando la preciosa puesta de sol sanluqueña. Hoy aparece el horizonte como una pintura de murillo, es una verdadera paleta de colores rojizos y anaranjados, el cielo tapizado de azul cobalto e igual el mar, que desde ese lugar se divisa ancho y abierto, pues es el lugar exacto donde el río Guadalquivir se une al Océano Atlántico.

El arrullo del mar es en esa hora una voz delicada y deliciosa, que hace del lugar un sitio encantador. Sus finas y rubias arenas, ahora marcadas, por las huellas de unos pies descalzos, dibujan alas angelicales en la playa. El rumor del amor les acompaña, en su largo paseo. El grupo, va alegre y admirando el espléndido paisaje el telón verde de Doñana se ve a lo lejos, con el sol rojo anaranjado y las pájaros en el cielo forman arcos,  las bandadas regresan al coto, viendo los cielos cubiertos de aves en esos instantes del atardecer rojo anaranjado. Todos hablan, ahora, animadamente.

Tía Flora. Exclama, Ramón: Tía, se me muere el presente, resucita el pasado con un puñado de sonrisas frescas. ¿Donde escuche, ante esto, Anika?. Esta expresión es muy de la familia Romero Ramos. Tía, escucha atenta. Gozo  del resplandor de la juventud, a mis años, gozo ahora, y quiero hacer la paz con mi tiempo.

Pregunta Flora.¿Y tú Carlos, que tal? Tía Flora, no puedo vencer la curiosidad que cada mañana amanece  en los nidos de mi sed de amor carnal. La pasión arde en mi sangre, mi cuerpo está encendido por la locura de alcanzar unos besos. Ahora, tía, huelo el aroma del jazmín de la mañana, y salgo al encuentro del bello cuerpo de luz de mi mujer, y del tesoro que es nuestra historia. (En ese instante, echa su brazo por el hombro de Anita, y caminan abrazados).

Tía Flora; pocos datos nos ha contado y de ellos muchos contradictorios. Y no se por qué me llegó el rayo súbito de la poesía.Quiero hacer honores al testimonio de nuestra vida en la aldea. Estoy inmerso en el reluciente brillo de la leyenda. Tengo, muchos datos, y ya, los estoy escribiendo. Escribo, todas las anécdotas viejas, y nuevas, que mi madre me va contando. Y quiero hacer una recopilación; de los cuentos que nuestra querida madre nos contaba en la infancia. Contare con total certeza, con amplia extensión semántica. La palabra es así, tía.

Comenta tía Anika: Vaya por delante, que la palabra encuentra su etimología, como la inmensa cantidad de palabras de la lengua castellana, que comienza con “al” el articulo arabe- en el arabe: Proviene el sustantivo faris, jinete o caballero-quien monta el caballo que, a su vez proviene  de faras, caballo. Si tía, Anika. Responde Carlos. El alférez se encargaba, en las acciones de guerreras, de portar el estandarte real, por lo que se elegía a quien más diestro resultase a la hora de mantenerlo siempre erecto. La risa de las tías se deja oír. ja,ja, ja.¡Hijo mío! ¡hay que hombre este!.¿Y a qué viene ahora esto? Ja, ja, Ja. Las dos siguen riendo.

Tía vengo cavilando desde hace varios días sobre la historia de tío Luís. Pocos datos conocemos de este buen hombre. Sí Carlos; pocos datos se conservan de nuestro personaje, y de ellos, muchos contradictorios, porque Luis era todo un personaje. Goza ahora del resplandor indescriptible de los amarillentos legajos de polvo y vida que celosamente guardaba tío Jaime, y ahora, con más celo, guarda mi madre, en el baúl de roble. Salgo al encuentro del tesoro de luz del personaje, y del aúrea  de su victoriosa historia. Con casi total seguridad tío Luis en su estancia en Cuba dejó algún hijo.Tal espíritu aventurero y tan inquieto, que bien venía casar con el espíritu de la época.

Exclama Flora: “Pronto se lanzó a la calle”cogio su petate y se alisto en la armada y, hala, a hacer las américas. Y vaya  que sí las hizo. se hizo navegante y de ahí, pasó a lo que le proporciona lucro y hacienda, y al comercio, a traer de allí para vender aquí. Exclama Carlos: Ya tía Flora, y todo ello bien dobladito, de la picaresca y el arrojo de todo comerciante de pro que en el mundo ha sido. Se avecino, en Santiago,¿no tía Flora? y de allí a Valparaíso, y allí en Chile hizo fortuna y bodas, con Margarita Cifuentes y Castañeda. Una mujer de grandes posibles, pues, de no haberlo hecho, no habría hecho honor a sus dotes innatas de pícaro sanluqueño.

Habla con voz apagada Ramón: Tío Luis, hubo de realizar viaje de Cuba a Valparaíso, y allí se quedó, enraízo su vida en Chile. Y de Valparaíso a Sanlúcar de Barrameda. Claro que fueron viajes con fines comerciales. Su mujer, Margarita la bien hacendada, le compro un barco el”Doña Margarita”, vete a saber por qué causas este barco naufraga en aguas del Atlántico. En ese viaje, Margarita su mujer le encarga a tío Luis, que a su vuelta le llevase un deseado regalo. Cómo encargó, ella le pide una imágen de ¡la Virgen de la Caridad!. Eso le encarga a tío Luis. Y él ni se enteró, ni asomo de caso.

Exclama Carlos: Vete a saber por qué causas el barco naufragó, pues de ello nada se encontró. Y en los documentos de tío Jaime nada encontré, en esos viejos legajos, en cuantos documentos ocasión tuve de releer nada dice de la desaparición misteriosa.

El navio en que se trasladaba encalla, y nada se supo de él, ni del “Doña Margarita” Exclama Flora: Claro hijo,  doña Margarita quedó viuda, y cuando decidió venir acá para conocer a su familia política, nada le había dicho a su marido, Margarita venía embarazada. Con la furia de la travesía aborta. Pobre mujer, se vió muy sola y desconsolada en esos momentos trágicos. Son golpes del destino que nadie espera.¡Pobre, Margarita!. Cuando se traslada a España, se compra una casa aquí en Sanlúcar de Barrameda. Su casa, es una antiguo palacete, del”Barrio Alto ” casa de amplias dimensiones, y aquí se queda entre nosotros.

Cuando Margarita vió la imágen de la Virgen de la Caridad, se quedó enfervorizada. El manto rojo que lleva la Virgen, está engarzado en piedras, perlas, y bordado en fino oro, es regalo de doña Margarita a la Virgen de la Caridad, y muchas joyas indianas que luce la Virgen, también son regalo de ella.

Tal vés Margarita sea la mujer más rica en estos momentos. Nuestro tío Luis compro aquí cuánto le permitió su caudal, que debía ser mucho. En la cosmopolita ciudad de Sevilla este sanluqueño compro fincas, casas, y levantó un verdadero emporio comercial, no se ha visto nada igual en esta época. Es allí donde fue a parar todos los reales de doña Margarita. Vino a acontecer un suceso…….

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Muchas vidas y muchos sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s