Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 72º

Se cuenta que; el ojo simboliza la sabiduría y el conocimiento, desde tiempos inmemoriales. El ojo derecho, según la tradición, está asociado al sol y a la luz. El izquierdo, con la luna y las sombras. El tercer ojo oriental sería una conjunción de los poderes de ambos ojos, ya que es uno e indivisible y se le asocia con el fuego. la misma iconografía cristiana, representa a Dios Padre, como un ojo inscrito dentro de un triángulo, imagen de la Trinidad y de que nada escapa a su visión divina. Los ojos son, quizás, la parte más expresiva del rostro y generan numerosas supersticiones que están relacionadas tanto con su color como su manera de mirar.

No mirar de frente, se considera como un signo avieso, y la persona que así lo hace se supone que nos traerá desgracias. aquél que tiene una mirada huidiza, es mentiroso,y, a menudo, avaro y mezquino, aunque otros consideran a este tipo de mirada como signo de respeto y obediencia.Mantener la mirada de frente,representa la sinceridad, la armonía y el valor. Pero si mirando así, el sujeto no pestañea, será porque es inmoral y traicionero. Las personas de doble pupila son de mal agüero, así como a las que le tiembla el ojo izquierdo.

En cuanto al color, se dice que aquellos que los tienen en tonos que no son habituales en el lugar en el que se encuentran, poseen poderes especiales sobre las criaturas que le rodean, y que los utilizan a su antojo. En nuestra cultura, aunque parece que por influencia sajona las ideas van cambiando, los ojos claros, verdes o azules,, no eran muy apreciados. Los verdes se consideraban  y los azules, mentirosos. Es más, en algunas zonas mediterráneas, se creía que los ojos claros, aun sin quererlo, podían producir mal de ojo. Los negros, castaños o marrones se consideraban de gente franca y ordenada. Cuando se siente un leve cosquilleo en el ojo derecho, es anuncio de una visita por parte de alguien querido, además de traer buena suerte.

Si se siente el mismo picorcillo en el izquierdo, nos espera una decepción amorosa, así como tristeza por la confianza traicionada de alguna persona en la que habíamos creído.<<Los ojos también pueden identificar a las modernas brujas, cosa que no resulta nada fácil>>.Si son ojos pequeños, muy vivos y juntos, hay que precaverse porque podemos estar en presencia de una hechicera. Si además de estas características, están enrojecidos,¡hay que echar mano de los numerosos remedios para rechazarlas, porque se trata de brujas muy de temer.

Gozaba de tanto prestigio y tenía tal autoridad el mago Eulogio, que la orden de la Espada de Luz Azul, guardaba con gran celo, el archivo de sus escrituras, donde la riqueza del archivo en códices era muy grande, sólo comparable a los Libros góticos ¡del Becerro!. La vida y milagros de Eulogio y de la hermandad era escrita, con todo detalle por Jaime Ramos y Ramón Romero  Ramos.

El mago Eulogio, junto a Arturo León, fueron los fundadores de la secta o hermandad de la Orden de La Espada de Luz Azul. Eulogio, fue su maestro espiritual y el mago alquimista, a la vez que adivinaba sanaba y curaba todo tipo de males y enfermedades; la beneficencia les impulsaba a emplear sus bienes en favor de los pobres y en especial de los enfermos. Tuvieron a gala, según tío Jaime, conservar y perpetuar en la orden aquel ardiente amor a los pobres que inflamó el corazón de Eulogio, su fundador.

Viene a este lugar, todas las personas con problemas de toda índole, el depresivo y nostálgico, el triste y melancólico, el pecador y el enfermo, y los pobres desafortunados y los aojados por el mal de ojos o por todas las suertes de hechicería.Porque los poderes de Eulogio da amparo a todos los desgraciados. Allí los ciegos recobran la vista, los cojos logran andar, con su magia Eulogio hace mover las montañas y abrir los cielos y los mares, al Amparo de Dios, Eulogio multiplica con gozo sus milagros. Con cosas muy sencillas sanaba este hombre, con solo pasarle nueve veces un anillo de oro,  sobre los ojos, los molestos orzuelos desaparecían. También curaba de mal de ojo de forma eficaz, con un huevo recién puesto. Con el agua bendita y tres gotas de cera, pronostica y cura las enfermedades. Si las tres plaquitas de cera se juntaban en el agua, el enfermo sanaría, si no lo hacían así, la cosa estaba dudosa, retiraba las gotitas de cera, y con el agua rociaba al enfermo. al día siguiente, volvía a repetirse la ceremonia con espigas de centeno o ramas de romero. Después tres veces al día, el enfermo tenía que beber zumo de agrimonia.

A los ciegos y a los tullidos les solía lavar los ojos y las piernas con el agua que utilizaban en un bautismo, para curarlos y protegerlos de cualquier enfermedad.Con el agua bendita combatía fiebres y reumatismo. Eulogio, enseñaba a la gente cosas tan sencillas, como que el agua bendita de la misa de los domingos, aleja los efectos maléficos durante toda la semana,y rociar a una persona, animal o casa, los protege de cualquier hechicería. las casa, las habitaciones de los enfermos, los campos de cultivos y los establos eran rociados de agua bendita por consejo de Eulogio el mago. Así, estaban a salvo de influencias funestas. Este rito, en los graneros, eliminaba los roedores, siempre que se rociase tres esquinas y se dejase una libre para que pudieran escapar por ella. Para curar fiebres, Eulogio, curaba con la siguiente oración:

San Marcial y San Marcelino, van juntos por el camino; San Marcial le dice a San Marcelino:-Fuego vemos-¿Con qué lo apagaremos?. Con unto de un puerco y tierra de Guia, apáguelo Dios y Santa María.

Nace Eulogio en el año 1.885 en un lugar cerca de la frontera de Portugal.Entre Galicia y Portugal, en tierra de nadie, entonces habitado por sus parientes y allí echa raíces sus padres, que poseían un rebaño de ovejas merinas. De las palabras de Eulogio se desprende con suficiente claridad su lugar de nacimiento, un lugar perdido en medio de la nada. Hasta la edad de veinte año pastoreó el rebaño de ovejas propiedad de sus padres. Para entretenerse los vacíos del ocio de su oficio lleva consigo una guitarra, y una flauta, alas que arranca sencillas melodías que resuenan, por montes y hondonadas. Alma mística y candorosa, siente a esa edad anhelos de vida más adelantada, y después de un sueño celestial, durante el cual percibió la llamada mística, dócil a la inspiración de sus dones y gracias.

Eulogio se dirige a los montes gallegos donde vive y mora un anacoreta llamado; Lutgardo, famoso en toda la comarca por sus prodigios, y le pide que le instruya en la ciencia de la magia. Poco tiempo estuvo Eulogio en compañía del mago Lutgardo, hombre de la misma edad, que en ese momento ya es todo un maestro. Con el corto bagaje de unos pocos conjuros, formulas y recetas de botica y farmacopea aprendidos de memoria, pero muy rico en normas de sabiduría celestial. Eulogio vuelve al lugar de su nacimiento dispuesto a poner en práctica las enseñanzas de su joven maestro.

Pronto echa a ver que la permanencia entre los suyos y el trato con los hombres es un fuerte obstáculo para entregarse al trabajo de purificación y renunciamiento de lo terreno, primeros peldaños que ha de subir todo el que quiera escalar la cumbre celestial. Eulogio es un mago muy sencillo, un hombre al que apedrean en su lugar de nacimiento, y, ………………………..

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s