Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 86º

-Alzando un cuenco de brasas humeantes, David saluda al sol naciente. El alba en la desembocadura del Guadalquivir, como cada amanecer, es una confirmación del orden cósmico de todas las cosas: La salida y la puesta del sol, la sucesión de las estaciones, el ciclo del nacimiento,la vida y la muerte. Sanlúcar, con sus  tierras sagradas, es un universo en miniatura.Lugar de protección y permanencia, también es una tierra de poder. El fuego sagrado que arde en el cuenco, es la ofrenda que cada mañana este hombre ofrece al Gran Espíritu, a su Dios.Había llegado del otro lado del Atlántico hacía tres años, y para Margarita desde entonces la vida era un regalo de Dios, vivía inmensamente feliz y cada día agradecía su presencia acompañando lo en sus ritos a los cuatro elementos, una costumbre que adquirió en el México.

Se arreglaba ella muy especialmente, ataviada con un traje de nativa India, ella, lucía amplios tocados de flores en la cabeza y él se colocaba todas las plumas de avestruz y de águila que encontraba en los alrededores de los jardines de la avenida de las Piletas. Eran muy felices. En el jardín, David colocó un Tipi, lugar donde pasaba muchas horas meditando y allí recibía a todas las personas que acudían a consultar. Pués su sabiduría se hizo notar y la voz se extendió por toda la comarca. Curaba con su sola presencia, con la imposición de manos y ayudaba a las personas a resolver todo tipo de conflictos.

Era como un nuevo ¡Salomón! el de todo entendía y todo los sabía, en poco, se extendió sus hazañas y trabajaba muchas horas, desde que amanecía el día hasta el atardecer. Muchas veces Margarita le acompañaba como ayudante en partos y curas, y así transcurrían sus días. Debes en cuando se retiraba a las montañas, para encontrarse a si mismo y para descansar del aluvión de gente que lo consultaba, sus arcas, en poco estaban muy llenas, y con ese dinero edifico una escuela primaria, y un centro, donde atendía gratuitamente a los más pobres y necesitados.

Sus lemas eran dos:Primero; la verdadera paz de la mente, no preocupada por las mezquinas luchas de la humanidad, surge del interior. Decía David:No se cometen errores cuando el vil interés propio se aleja de la mente, pues entonces nuestros actos tienen lugar de acuerdo con las Leyes de la Naturaleza.Y segundo: La educación es una herramienta decisiva para el desarrollo de las personas. Hoy en día 58 millones de niños y niñas no pueden ir a la escuela. Nuestro objetivo es dar a los niños la oportunidad de aprender para que puedan tener un futuro mejor.-

Suele decir:Al comienzo de cualquier actividad todavía estamos libres de la influencia de los intereses y conflictos y podemos ver la ruta con claridad.Una vez que se ha encontrado el camino, sin embargo, habría que emprender una acción para no alejarnos del curso indicado. Para alcanzar los más elevados estados de la mente debemos aprender a superar nuestros deseos de gloria y ganancias personales. Recuerdo una vieja historia sobre los conquistadores que contaban en mi aldea.Cuentan que:

-Al final de la Edad Media, las Leyendas de remotas tierras fabulosas eran comunes en Europa. Una de ellas decía:<<En el año 713, siete obispos  en el Atlántico en dirección oeste. En algún lugar más allá del horizonte descubrieron la isla de Antilia y fundaron el rico reino de las Siete Ciudades de Cíbola>>. Sin embargo, esta tierra fabulosa demostró ser esquiva. En 1.528, dos supervivientes de una expedición que naufragó en Florida, un español llamado Cabeza de Vaca y el esclavo esteban, trajeron nuevas Leyendas de las ciudades de oro. De Vaca escribió:<<Hay perlas y grandes riquezas en la costa del mar del sur(el Pacífico)>>.

– Si el oro se encontrara en el extremo del arco iris, los conquistadores españoles lo habrían desenterrado. Impulsados por la sed de fortuna y renombre, persiguieron sueños de ciudades pavimentadas de oro, sueños que se convirtieron en pesadillas en las empantanadas junglas, los abrasadores desiertos y las heladas montañas del Nuevo Mundo. Ninguna búsqueda de ese oro ilusorio fue tan trágica como la de Francisco Vázquez de Coronado, que persiguió inútilmente las Siete Ciudades de Cíbola.

-El 23 de febrero de 1.540, Francisco Vázquez de Coronado partió de Compostela, en México, al frente de una gran comitiva. Cinco meses después, la expedición llegó a Cíbola, la actual Hawikuh, en Nuevo México. No había techos de oros ni grandes casas decoradas con piedras preciosas, sino sólo un grupo de pueblos de barro.Coronado envió grupos de exploradores en todas direcciones. Unos recorrió el Gran Cañón y regresó con un curioso prisionero. Su nombre era El Turco. Sí, dijo El Turco,él había visto las ciudades doradas. Lejos, en dirección noreste, se encontraba el fabuloso reino de Quivara, gobernado por un rey llamado Tatarrax.¡La familia real comía y bebía en platos y copas de oro! Añadió que los españoles harían bien en llevar muchos carros y carretas, porque de no ser así no podrían transportar tanto oro.

-Reacio a regresar a México con las manos vacías, Coronado partió una vez más. Cruzo las montañas Rocosas y a continuación avanzó hacia el norte y el este por las interminables llanuras de Kansas. Allí encontró a un grupo de cazadores de búfalos que no tenían noticia de las ciudades doradas. Sin embargo, Coronado no cejó en su empeño, y al final llegó a Quivara, un asentamiento de míseras chozas de barro en forma de colmenas, probablemente ubicado cerca de la actual Salinas. Era hora de volver a casa. El Día de los Tontos, Coronado y sus hombres renunciaron a sus sueños de oro. en otoño de 1.542, llegó con los andrajosos restos de su ejército a Ciudad de México. El fracaso lo dejó hundido y desencantado. Murió diez años después, y con él se desvaneció la Leyenda dorada de las Siete Ciudades.

-De cuando en cuando llegaba otras noticias, pero nadie las creía. Por supuesto, Cíbola nunca fue hallada; nunca existió. Por último, la ciudad se disolvió en la tierra de los sueños de la vanagloria, la tierra final del arco iris.

-Coronado y sus hombres se desilusionaron a los asentamientos que supuestamente iban a ser las ciudades de oro. Los saludó la vista de míseras moradas de ladrillos de barro.¡Ni una onza de oro a la vista!. Los ricos españoles acumularon mucha riquezas en forma de oro y utensilios………..Y los pobres siguieron siendo cada vez más pobres, toda la riqueza en manos de unos pocos. La sangre vertida ¿de quien? De quien va a ser ingenuo, de los más pobres e inocentes; los jóvenes, que se les llena sus lindas cabezas de falsas ilusiones, cuando un charlatán mercenario le sopla levemente en el oído, palabras sin sentido y a veces los deja dormidos. Y lo peor, los conduce como corderos al matadero. Cuántos crímenes y masacres,y, en nombre a veces de la libertad,al final unos pocos listos se enriquecen, los pobres entierran a sus muertos y vuelta a empezar, en este espiral llamado vida.

Exclama Carlos: David, me encantan las historias y leyendas, todas vienen a decir lo mismo. En tiempos de tensión y peligro la gente tiende a hablar de forma incoherente y sin pensar.Responde David: El sabio permanece tranquilo en tales situaciones y no dice nada que posteriormente pueda lamentar. Cuando se ha adquirido una actitud tranquila frente a la vida a sus problemas triviales, uno está al mando de sí mismo y es capaz de dirigir todas sus energías hacia actividades de éxito.No es posible calmar a la gente por la fuerz. La represión solo trae consigo otras formas de descontento. De la misma manera, una mente calmada solo puede desarrollarse por sí misma. Forzar la tranquilidad del corazón no conduce a la verdadera paz.

-Carlos toma la palabra: David, cuando se sirve a un líder, no se puede influir en sus acciones. Ni siquiera un buen amigo puede alejar a una mala compañía de los senderos innobles.-Dice David: Las montañas que están próximas permanecen constantes e inalterables. El corazón del hombre debería emular la quietud de esas formas naturales. La preocupación tendría que concentrarse en la situación inmediata. una persona sabia no se inquieta por lo que podría llegar a ser.

Un árbol, amigo Carlos; crece lentamente en una montaña, pero su presencia afecta a toda la panorámica. La influencia de un hombre sabio, igualmente, crece de modo lento, adquiriendo gradualmente poder externo conforme su fuerza interior se desarrolla. Las repentinas subidas al poder no tienen efectos duraderos.Para conseguir un éxito verdadero en cualquier empeño, se necesita persistencia y esfuerzo. Los estallidos repentinos de actividad no pueden producir efectos, ya sea en el interior como en el exterior, de forma permanente.

Dice Carlos:Cuando una persona comienza una nueva ruta en la vida, el sendero siempre es difícil, pues hay gente que está dispuesta a criticar pero no ayudar. Los problemas iniciales, sin embargo, forjan a menudo la perseverancia de carácter que conduce finalmente al éxito. El líder, tiene que organizar un grupo de oficiales adecuadamente designados y los esquemas de colaboración, apropiadamente organizados. -Dice David: El sabio no busca conflicto ni intenta acciones agresivas. A menudo encontramos en la que determinadas circunstancias que se encuentran más allá de nuestro control nos ha llevado a una posición no adecuada para nosotros.

Exclama Margarita: Una persona que ha trabajado duro para alcanzar una buena posición puede descubrir que quienes le son próximos no entienden sus acciones, y no puede seguir progresando. Esto es a menudo culpa de gentes de menor valía, que están en ese momento ejerciendo influencias negativas-Dice David: Mujer, Margarita, con el tiempo estos problemas se superarán y todo irá bien.-Dice ella: Este es un tiempo amor mío, que llega finalmente. Llega finalmente un tiempo en el que se ha conseguido algo importante.este éxito es un brillante ejemplo para los demás, que siguiendo la misma ruta pueden también desarrollar su propio potencial en su máxima extensión. -Contesta David: Luz de mis ojos; en la relación entre dos compañeros, deberían actuar en unión, como dos ojos juntos. Incluso cuando surgen problemas en uno de ellos, debería el otro permanecer leal a su compañero.

-David, amor: A veces es imposible conseguir por nosotros mismos lo que deseamos.-Carlos exclama: En tales casos podemos encontrar la felicidad uniéndonos al……………

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s