Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 122º

Empezaré a contarte lo que nos ha pasado desde este verano, cuando te fuiste, no pensé que te echaría tanto de menos, mi cielo. -¿ Qué es esto?- Pregunta David. Sobre la mesa había varias rosas, rojas, que desprendían un aroma intenso y dulzón, muy empalagoso, en contraposición del intenso olor de humus, jazmines y eneldo que llegaba del contorno del jardín de la casa. La luz apenas pasaba entre los árboles y apenas unas pocas estrellas se dejaban ver en eses cielo de otoño, las hojas brillaban, la tierra mojada por la lluvia de la tormenta que había descargado hacia tan solo dos días, el jardín rebosante de color, aún florecido, en Sanlúcar, se vive en permanente primavera, y hace un día de otoño como en primavera.

Frida se acerca llena de lágrimas.-Mi marido, Ricardo, llevamos las flores al campo, donde enterramos sus cenizas, y las rosas, las trajo, Violeta, y se ha olvidado de poner las un jarrón. -No parece -comentó, algo confundido.-David-. La tranquila y fría habitación de Frida, estaba llena con las afligidas caras de los familiares y amigos del difunto Ricardo, apenas hacia un cuarto de hora cuando Margarita invitó a la señora Frida, a salir de la habitación, que se había presentado David por las puertas. La sufrida viuda se veía elegante toda vestida de negro, camina lento, como disimulando su cojera, mujer abierta de corazón y muy sentida.

Frida: <<No voy a cantar alabanzas a mi pobre marido. Hoy no. David, tampoco voy a hablar de lo bueno que era, lo conocías bien y sabes mejor que nadie como era Ricardo. Hoy quiero dar gracias, porque tengo vuestra amistad, esta maravillosa casa, que me acoge, un trabajo que me llena de orgullo; hoy doy gracias por este aire tan fresco, que tengo, para respirar y agua limpia para beber y por tantos amigos y familia que me quieren. Doy las gracias por tener un cuerpo sano, unas manos creativas y un trabajo interesante. Antes de casarme solía decir: <<Doy gracias por mi alma gemela, que me está buscando para pasar el resto de su vida conmigo>> Hasta ahí todo bien. Ahora puedo añadir: <<Que sigo en la vida ayúdame, me he casado con un hombre que me ha dejado viuda, y la vida entera por delante>>.- (Respiró profundamente dejando que los pulmones se les llenara de aire antes de retirarse, iba camino de la cocina llorando sollozando. Lutgardo y los demás se volvieron a acomodar en sus cómodos asientos.)

Margarita se abraza a su marido agarrándolo por la espalda, se toman de la mano, se acarician,y los dos se abrazan con la mirada, David, con el cuello ladeado la mirada de reojo, y le guiña un ojo, y ella se inclina sobre él, le acaricia el cuello y la espalda y le susurra al oído una breve palabra, ¡te amo!, la habitación en poco se ha despejado, los amigos se han ido despidiendo y retirando se a su habitación.

Margarita: ¡Mi cielo! desprende un aroma fragante y muy penetrante, este es un olor característico, es el aroma de un adolescente azorado.

David: ¡Mi vida! Aroma pensado  para las distancias cortas, que va creciendo poco a poco, conforme aumenta la intimidad. Igual que el juego amoroso con una mujer madura, enemiga de los imprevistos y de los zarpazos del león en celo. Querida esposa, aroma sinónimo de suavidad.-(David, le ruge y gruñe”gra gra” ella, suelta unas carcajadas sonoras. Margarita espera anciósa las caricias de su hombre sobre su piel, en esa hora mágica y especial que todo se confunde. Ama a su hombre, en todas las formas y maneras. Ahora su suave mano sobre su piel, no por  suave la mano deja de ser viril. Se trata de una suavidad aterciopelada, lo mismo que una yema de San Leandro cernudiana que empalaga, como cuando se besa los pétalos de la rosa. Por desgracia, se va acercando la hora de la despedida.

Es curiosos pensar en los tiempos que corren, que esta pequeña finca “Villa Margarita” además de otros tesoros, posee el don difícil de la concordia y el entendimiento; es un ámbito de la palabra paz. En las horas redondas de la visita, no he escuchado ni una sola palabra sofocada por la ira o la banalidad de la discusión, como si la sombra de Caín se hubiese escondido dentro de los relojes. En pocos momentos el matrimonio se ha despedido del bullicioso ejercito de amigos acomodados y distendidos, aún queda algunos sobre sus asientos, que atienden con exquisita cortécia antigua, las voces se van apagando y ya todos se retiran. Mientras Margarita, agarrada del brazo de su marido, ríen sonoramente, sin olvidar el silencio prosigue sin descanso su alquimica labor de silencios, con mezcla de besos y caricias.

Como un sueño dulce se les iba la vida. David, iba y venía sin cesar, sin hacer ruido, como un pajarillo, siempre con una sonrisa amplia en su boca, que era gozo y delicia de su esposa, y sus ojos limpios y soñadores, brillan y hacen honor a sus amores, y esa es una noche mágica. Al aparecer David a la puerta de la habitación matrimonial, extendió  los brazos con las palmas hacia arriba y abierta, y dirigiendo los ojos al techo, quedo se un momento parado en esta aptitud estatuaria y regia. Era que sentía que tomaba posesión de su mundo interno. ¡Estaba tan elegante, con su bata de cachemir! ¡Tan esbelto y arrogante, tan bello su rostro, como un Nazareno! Su pelo revuelto, su barba de muchas semanas, dejada y ensortijadas.¡Que bella es la hora última antes de irse a la cama! <>

Frida: ¡David,tiene usted un corazón de oro!.-

Exclama David: ¡Linda morena de mis entretelas, ven a mis brazos!, ¡alegra esa carita de porcelana alemana!- Besando le las manos. Frida se sonroja y llora, seca sus lágrimas sacando un pañuelo y con las manos se tapa la cara.

Frida: ¡Adulador! Eres imposible, David, completamente imposible, y si sigues así, ahora solo falta que convenza a Margarita, de que se venga conmigo y con Rita Levi unos días a la Provenza. ¡Por favor! ¡ven también!. Complaceme, quiero que me acompañe en mi viaje a Italia.

Margarita: Eres imposible Frida, ya te dije que te acompañara Violeta, y tu cuñada Luisa, estará encantada de ir con vosotras. Necesitas descansar y olvidar, distraerte y salir unos días de estas cuatro paredes, así que ya puedes ir haciendo las maletas, no vayas ligera de equipaje, luego no querrá volver tan rápido, es lo mejor para superar un duelo, salir unos días del entorno y de lo cotidiano, que si sigues así y no te sacude esa pachorra de la viudez, entrarás en depresión, si no haces algo por alegrarte eres capaz de hacer cualquier disparate. ¡Que te conozco, amiga mía!.

Frida: ¿De qué disparate? Vamos dime.

Margarita: ¡Mira! ya veremos si te acompañamos, ya lo pensamos mañana con más calma, tenemos que ver varios temas, ya te diremos en un par de días querida. Pero ahora, deja nos a solas, por favor, no, nos rompa el encanto de esta noche de reencuentro, no ves el fuego de mis ojos.

-Frida iba vestida de negro de los pies ala cabeza.<<Como una viuda de la época>> :Hasta los pendientes negro, y un velo negro espeso sobre la cabeza, que le cubría todo la cara. David se emocionó mucho cuando supo lo de la muerte súbita de Ricardo.

Margarita: Hemos llorado juntas, y la suma de nuestras tristezas, desencadenó una fría tormenta de granizos. <<Suele enfadarse cuando la vida la contradice>> Ha pasado varias semanas como en un estado hipnótico, todo el día encerrada en su habitación, tirada sobre la cama, aturdida por la pena, y sin querer enterrar a su marido, no sabía sin quemar lo o enterrarlo, lo tenía congelado en el hospital, y un día por fin se sacudía las pesadillas con una copa de vino Manzanilla, y mira, David, que parece que va recobrando la alegría. Ya sabes, que le aconseje un viaje, y se ha tomado el consejo al pie de la letra. Lo peor para Frida, fue que la noche de la muerte de Ricardo ella no estaba durmiendo, junto a su marido, ese día había ido a la aldea de Doñana con Flora, había ido a llevar unas piezas de tela a Pepita Luisa, para que nos hiciera unos trajes a nosotras y a los niños y, sintió mucho no estar a su lado, y siente culpa, se siente culpable, siempre se está preguntando, ¿y si yo hubiera estado a su lado? y si, y si tal, o cual que sí ella le podría haber ayudado.

Esa noche, la mar-río-estaba muy brava, muy inquieta, Frida, me dijo, que contaba las horas que faltaban para regresar a casa, deseaba con todas sus fuerzas ese día dormir junto a Ricardo, pero, esa tarde el mar se enfureció y no hubo manera de salir de la aldea. Ella, intuía algo, dice, que vio volar unos pájaros negros y que escuchó muchas veces el canto de la Lechuza, los perros aullaban con gana, ella sintió un fuerte dolor en el pecho, posiblemente ese sería el momento del fallecimiento de Ricardo, ella intuye, es muy intuitiva, y algo extraño noto en su ser.

-David, me enteré por Frida, de que Pepita Luisa, con el embarazo está perdiendo peso en vez de ganarlo, vomita todas las mañanas y se encuentra un tanto cansada. Me habló de Anita, dice Frida que está cada día más integrada en la familia, está la muchacha muy animada, se siente muy feliz. No falta drama en sus vidas, para escribir siete novelas trágicas , es que no paran en la aldea de suceder tragedias. David, esposo mío,¡mi cielo!. Anoche, no pude dormir.¡Ahí, que me acorde de ti!. Nos golpeó la tormenta más sonora e inquietante, el viento rugía y el mar se levantaba a varios metros, ¡que asustaba estábamos!. El viento del norte, fuerte y violento, vapuleaba las ventanas de la casa, culminando con un diluvió, esta noche pasada ha llovido con ganas. Pase un mal rato, una luna inquietante, y una rama golpeaba el cristal de la ventana, me lleve un susto de muerte,¡haí, que te eche de menos! que faltita me hizo anoche tu compañía, cuanto me acordaba de tu presencia.

¡Que lluvia más densa!, algunas calles de Sanlúcar se han inundado, los bomberos no dieron abasto para responder a tal desastre. Si hubieras visto la calle Ancha, en barca, iban en lanchas neumáticas, todos los comercios han sufrido  unas grandes perdidas. Es que la tormenta llegó de improviso, y como no estaban limpio los imbornales, pues el agua se estancaba.¡Que miedo!. Nuestra casa tan cerca de la playa, recibe de frente el azote del viento, que doblega hasta las palmeras, y algunos árboles han sido arrancados de cuajo. Esta noche pasada en la cúspide del vendaval, se levantaban olas caprichosas, que han anegado todos los jardines del Paseo Marítimo. Desde esta ventana observaba, me sentía atrapada, desde arriba miraba el espectáculo inusitado de la mar enfurecida. Esposo querido, bien sabes, que me gusta el recogimiento obligado del invierno. Pero esta casa da miedo, estos días de vendavales, así que mañana o lo más tarda pasado mañana nos instalamos en la casa del Barrio Alto.

David, no fue la ventolera, ni los rugidos del mar lo que me quito el sueño anoche, sino la ansiedad de que inevitablemente amanecía otro día más sin verte, dando vueltas, y más vueltas en la cabeza, eso llega después de estos meses sin tu amada precensía. Mi amor, estos meses, los he vivido volcada hacia afuera, rodeada de gente hablando demasiado. Ruido y más ruido, temo más que nada haberme vuelto sorda, no poder oír el silencio de tu memoria. Sin silencio estoy aturdida. Cuando estamos separados en esta danza discreta, lo que más falta me hace es tu amor. Necesito sentir tu presencia en este espacio tangible que comparto contigo. Mi amor; sin ti el amanecer es frío, café con tostadas, y los huevos fritos se quedan en el plato, se pierde el apetito en un secretismo, entre tu alma y mi alma entre tu corazón y mi corazón un sólo latido,¡que quiero estar siempre contigo,¡marido!.

Tiempo para escribir, y la espera desespera. La vida contigo es lo mejor, sin tí ya no se vivir. ¡No me dejes nunca! David; para otro largo viaje te acompaño, tres o cuatro días son soportables, pero estos  meses de tu ausencia me han llenado, los ojos, de unas ojeras oscuras, tan negras como la de los osos Panda. Desde que te fuiste me acompañan, y yo sabía que partías para un  viaje largo, y creí poder resistir; pero, sucumbí a la nostalgia, y mira, que la vida no puede ser mejor, los niños crecen sanos, fuertes, alegres y muy felices, y la vida aquí es dulce. Pero sin tí nada es igual, tu luz, tu alegría,tu aroma de hombre, y tu presencia me es esencial para mi vida. ¡Te amo, esposo mío! No quise notificarte lo de la muerte de Ricardo para que no interrumpiera tu viaje, y luego me arrepentí, y ya no sabia que hacer, me sentí mal, y ya veo, que fue Frida quien tomo el teléfono y te llamo.

A primeros de noviembre apenas cesó la lluvia, este año ha sido muy lluvioso. En la segunda semana fuimos a esparcir las cenizas de Ricardo, y al final se ha enterrado bajo un árbol. Frida, estaba hecha un lió, pero, encontró en el bolsillo de una chaqueta una carta escrita hace bastante tiempo, donde se explicaba bien claro, que si algún día ocurría algo así, que quemaran sus restos. Lo que menos se esperaba Frida, era que la dejara viuda en la flor de su vida. Ricardo, si sabía, que tenía algo hereditario, conocido por su familia, ya hubo varias muertes inesperadas. Frida no quiso avisar nada más que a los parientes y amigos más cercanos. Su pena es que no alcanzo a despedirse, y hay anda enfrascada en su pena. Por eso mi consejo, es que se vaya un tiempo de viaje, a algún lugar alegre y bullicioso, para descansar y olvidar.

¡Mi cielo! empezaré a contarte lo que nos ha pasado desde que te fuiste, y me limitaré a la familia que es lo que interesa………

David: Hoy es un gran día, porque podemos compartir la vida y la existencia , el universo y las flores, el sol y la luna, y la experiencia irrepetible de poder vivir, yo a través de ti y tú a través de mí, este maravilloso día. Puede que hoy sea viernes, lunes o cualquier otro día; que vistas de rojo, verde o amarillo; que veas estos lirios y estas rosas ante ti, o que tengas sólo un buen libro en la mano; que vengan gente a la consulta, que me conozcan o no, Quizá hoy te paguen más que ayer o menos que mañana. Quizá piensas que hoy podrías vivir por fin una mágica y verdadera historia de amor. -Margarita, tal vez pienses que la vida carece del sentido anhelado, y que solo el mañana puede ser mejor. De una manera o de otra, gane quién gane o pierda quién pierda, pienses lo que pienses o sientas lo que sientas, hoy vuelve a ser sólo hoy, y, por tanto, tú y yo volvemos a estar aquí, y sólo por eso éste vuelve a ser el mejor y el más grande día de nuestras vidas. ¡Te amo vida mía!.

Margarita: ¡Te amo! David, no intentes ser mejor que los demás, simplemente intenta ser mejor que tú mismo, minuto a minuto, hora a hora y día a día, porque sólo de esa manera te darás cuenta y tomarás conciencia de ese maravillosos ser que eres.¡ Te quiero corazón mío! ¡Te amo! ¡Nunca me dejes, ni un minuto sola, sin ti yo no soy nada!. Cada día sale el sol, y cada noche la luna. Cada día hay un nuevo aliento de vida, cuando estas junto ami vida mía. Cada día para ti brotan las flores, y cada noche para ti brillan las estrellas. Cada día para ti cae el rocío, y cada tarde te limpia y refresca la lluvia. Y es por eso que todo, absolutamente todo, esta hecho y dispuesto para nosotros, para que lo gocemos y lo disfrutemos, porque cada noche, mientras dormimos dejamos descansar al alma, los ángeles trabajan creando vida y belleza a nuestro alrededor. No cierres los ojos a tanta belleza, no des la espalda a tantas maravillas, porque todo el cosmos, el universo entero, fue creado para nosotros en este único y maravilloso día. David; hoy, al abrir los ojos, al poner los pies en tierra, al respirar la primera bocanada de aire, hemos nacido, y todo ya estaba preparado para nosotros.

David: También para mí es un gran día, porque tengo la suerte de que tú estés del otro lado, regalándole un poco de atención a mi trabajo. Los ángeles también han trabajado para mí y me han ayudado a que este pequeño y humilde libro, <Gíralo  9 veces, éste en tus manos.¡Hoy es tu gran día. Gíralo 9 veces y descubre tu mejor día. JESSICA TATE!>>( leer es algo maravilloso, que no pase ni un solo día sin leer, y no olvidar agradecer a los autores y la imprenta y los libreros.)

Hoy es tu gran día porque hoy el triunfo te sonríe, así que lucha y compite sin miedo, arriesgando y luchando sin pensar en la derrota, sino en el vivificante sabor del reto y del duelo. Cada día empiezas la vida de nuevo, desde cero, porque cada día se opera el increíble milagro de tu vida, de tu nuevo nacimiento.

Hoy es tu gran día porque hoy podrás contar con tus amigos y la soledad saldrá huyendo de tu lado para dejarle paso al amor desinteresado. Hoy puedes empezar las cosas de distinta manera, sin ansiedad ni angustia, desde una base sólida y segura, y de esta manera todo lo demás te vendrá por añadidura. ¡Vive otro nivel de experiencia! Antes de darle una nueva oportunidad a los demás, dátela a ti mismo……En los libros se encuentran el mayor tesoro de la humanidad. La sabiduría y el conocimiento, comparte todo con tu hermano y ayuda a tu prójimo. De un con fin a otro con fin Dios lo ha creado todo para nosotros…………….

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s