Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 127º

Vivimos en un mundo polarizado, dual: hombre y mujer, día y noche, blanco y negro. continuamente en nuestra vida externa nos tropezamos con este tipo de parejas contrapuestas. Este hecho nos hace consciente de que también en nuestro exterior existen contrastes. el sentirse interiormente desgarrado, el decidirse <<¿Hago esto o lo otro?>>, y el dudar de nuevo en la decisión final, nos muestran de una manera clara esos polos internos. Oscilamos entre unas posibilidades y otras. Cuando nos hemos decidido entre unas posibilidades y otras. Cuando nos hemos decidido por una de las partes y vivimos un polo, nos falta el otro. Pero cuando nos encontramos en nuestra balanza interior, cuando hemos conseguido centrarnos, disponemos de un amplio abanico de posibilidades entre los dos polos, sin tener que perder el equilibrio.

Entonces debemos utilizar experiencia o conocimiento que nos desplazan de ese centro de la balanza para alcanzar una vez más un nuevo equilibrio. Entonces jugaremos a probar otras posiciones y viviremos otras contradicciones. Nosotros sabemos: los dos polos juntos forman el total. Porque todo es uno y uno es todo. La fuerza eterna del amor verdadero lo unifica todo, ayuda a desarrollar nuestra fuerza magnética, nos aumenta de unos instantes para otro la fuerza y la energía, momentáneamente cambiamos de aspectos, aparecemos más alegres y sonrientes,¡la vida nos sonríe!. Todas las personas poseen la facultad innata de amar. Cuando una persona ama a alguien, aunque no pueda ver o encontrarse con la persona amada, porque esta no se encuentra dentro de su espacio, porque les fue prohibido verse o porque esta persona ha muerto,etc…,a pesar de todo, la primera persona puede amar a la segunda en su corazón, puede encontrarse con ella ahí o hablar con ella aunque no éste presente. En su corazón puede igualmente ver cumplido sus deseos, reconocer su nostalgia, seguir el sendero del amor.

Todo aquello que está cargado de amor será mostrado al mundo, pues el amor es la fuerza más hermosa que existe. Cuando sientas que te flaquean las fuerzas, que ya no sabes cómo seguir adelante y sientas miedo, llama entonces a los ángeles del rayo rosa. Ellos aumentan tu fuerza tu potencial energético, ahuyentan las fuerzas oscuras que pretenden dominarte y te muestran el camino de tu corazón. Podrás pensar de nuevo con claridad y sabrás dar los siguientes pasos. Los ángeles de este rayo ayudan al hombre a desarrollar la fuerza magnética del amor de su corazón. Son los ángeles de la entrega, los ángeles que cuidan, dan y regalan. Todas las personas tienen la facultad de amar. Aquí no existe energía alguna atada al espacio y el tiempo. La fuerza del amor es una energía libre, siempre fluye libre.

Las virtudes que presentan esto ángeles son compasión, atención, comprensión, libertad del amor. Los defectos contra los que actúan estos ángeles son el egoísmo, la frialdad, la falta de comunicación, el orgullo, las continuas críticas hacia los demás, la imperfección, jugar con los sentimientos del amor. Los ángeles del rayo rosa están a tu lado, llámalos para que entren a formar parte de tu vida y ellos estarán ahí. Ellos te conducirán a la fuerza verdadera del amor. Rezan para que tu alma se cure, te envían su luz para purificar tu corazón de dolores anteriores. Están a tu servicio para ayudarte en cuestiones relacionadas con el corazón y llevan los deseos de tu corazón al universo para cargarlos con la fuerza magnética del amor.

Las fuerzas angelicales del tercer rayo rosa anacarado actúan bajo la dirección del Arcángel Chamuel y de su complemento divino, el Ángel de la Caridad, Lady Charity. Es el rayo que representa la inteligencia activa y la entrega incondicional. La oscilación del color externo va desde el rosa pálido al rosa fuerte, la oscilación del color interno es dorada(iluminación, sabiduría). Estas fuerzas abren al hombre para una forma superior de amor, que es totalmente incondicional y de entrega total. Este amor se muestra en la mirada enamorada hacia aquello que no se ve, dirigida hacia nuestro interior y que proviene de los ojos de muchos santos.

a los ángeles del rayo rosa pertenecen entre otros: Amor, el ángel que con su flecha induce al amor entre hombre y la mujer; Jeliel, el ángel que fortalece el amor entre las parejas; Hadraniel, el ángel del amor; Hestiel, el ángel de la reconciliación; Labael, el ángel de la reproducción; Anael, el ángel del amor curativo, Mihar, el ángel que reúne a los grupos; Muriel, el ángel al servicio del amor divino, Rachamiel, el ángel de la compasión; Hahaaih, el ángel de los pensamientos positivos y amorosos. Presta atención a los pensamientos que tienes cuando estás con otras personas, por ejemplo, en grupo o con tu pareja. La mayoría de las veces nos comportamos de una forma crítica con respecto a los demás e intentamos clasificarlos.

¡Tú puedes probar una experiencia nueva, uniéndote, relacionándote con las personas en lugar de tratar de catalogarlas. Así por ejemplo, puedes enviar una luz de color magenta a través del corazón. El magenta es un color rosa fuerte, mezclado con azul. Por medio de esta gama de colores transmites protección y amor incondicional. Imagínate cómo la luz de color magenta une los corazones de todos los presentes. Deja que esta luz circule al menos seis veces por todos estos corazones. Cuando sientas cómo la luz circula, desconecta. Este ejercicio aumenta tu potencial energético. Observa el cambio y la nueva calidad del grupo. la iluminación con luz color magenta te une con otras personas a través de la fuerza del amor.

Busca un lugar tranquilo. Concéntrate con tu respiración en el centro de tu corazón. enciende velas de color rosa. Llama a los ángeles del rayo rosa: <<Os llamo a vosotros, ángeles del rayo rosa! Venid, actuad en mi corazón, llevaos aquello que enturbia la luz. Actuad ahora. Yo estoy preparad. Gracias .>> Los ángeles del rayo rosa purifican tu corazón con su luz y eliminan las manchas oscuras del amor no vivido. Escucha atentamente el latido de tu corazón, escucha tu pulso. Esta fuerza que habita en tu interior, que está contigo cada segundo de tu vida y gracias a la cual tu vida tiene un mayor sentido. En el caso de que tu corazón no se pueda abrir(independientemente de cuál sea la razón para ello), imagínate las flores rosas de este mundo. Cómo se abren y cómo nos inunda de su aroma. Conserva esta imagen en tu corazón. Deja que tu corazón se vaya abriendo de nuevo y se embriague de ese nuevo olor. Deja que ese aroma se haga más fuerte.

Pide a los ángeles del rayo rosa que acudan en tu ayuda, pregúntale qué mensaje tienen para ti. Cuando este ritual haya terminado para ti, entonces regresa de nuevo a tu vida cotidiana. En grupo o en pareja, tú puedes enviar luz rosa a través de tu corazón. De esta manera se activa la inteligencia viva. La realidad sale a la luz. Si aún no crees poder trabajar con el rosa, ya que tu corazón aún alberga heridas ocultas, entonces puedes mezclar el rosa con el azul de protección y obtendrás magenta. El rayo color magenta te une con otras personas a través de la fuerza del amor. De esta manera tu energía aumentará y tu trabajo experimentará una calidad nueva.¡ Se feliz y vive sano y ayuda a tu hermano! Al tuyo propio.

Yo creo en el Horóscopo y los signos del Zodíaco. Creo en Dios y en sus Ángeles y sus Santos, y en la ayuda y protección que nos da nuestros Ancestros Eternos. La astrología es una ciencia y un arte al mismo tiempo. Es una representación simbólica de todos  los elemento(religiosos, espirituales, emocionales, mentales y físicos, tanto visibles como invisibles) que existen en el universo y que, formando combinaciones siempre diferentes, dan cuenta de los seres humanos y de las fuerzas que lo moldean y que actúan sobre ellos.Somos un microcosmos que manifiesta el macrocosmos, un antiguo concepto de la Biblia expresa afirmando que el Hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios. La interpretación astrológica se basa fundamentalmente en una intuición bien  informada y en la familiaridad (que necesita de práctica y tiempo) con los significados complejos y plurales de una simbología aparentemente sencilla. Interpretar un horóscopo es en parte una ciencia, en parte una disciplina intuitiva, y, en último análisis, es siempre una síntesis de ambas.

De esta manera, una lectura astrológica reflejará la personalidad y la visión del astrólogo, de la misma manera en que el análisis de un psicólogo también resultará influenciado por las visiones personales de quien lo hace.

La astrología nos dice que somos individuos peculiares y únicos, pero al mismo tiempo nos revela que somos una manifestación directa de la totalidad cósmica, a la que estamos inexorablemente conectados. Nos recuerda que estamos atados a la rueda del Karma, que venimos al mundo con unos talentos especiales y con determinadas cargas y penas. A primera vista puede parecer que nos diga que nuestras fortunas y nuestras personalidades están predeterminadas, que nuestros destinos están enteramente en manos de los dioses. Sin embargo, es el carácter de un hombre lo que marca su destino, como nos dice el gran filósofo griego Heráclito; así que, en última instancia, no hay nada que excuse o esconda lo que somos.

Correctamente entendido y aplicado, un horóscopo es un instrumento exacto basado en fuerzas, eventos y relaciones reales que ocurren en la naturaleza. Pero es también, y sobre todo, un diagrama del propósito existencial de un individuo, y un lenguaje simbólico que describe cómo los diferentes factores -los signos, los planetas y las casas- se combinan para producir un todo significativo. Cada horóscopo es una compleja combinación de factores, una representación gráfica de un momento particular, determinante y sincrónico, en el tiempo y en el espacio, cuando los cuerpos celestes del sistema solar forman una configuración única. El arte del análisis astrológico consiste en sintetizar intuitivamente todas las relaciones de un horóscopo creando un cuadro o un perfil completo o integrado.

Cuando leamos un horóscopo, es importante recordar que las energías que simbolizan los planetas y los signos representan las potencialidades innatas de un individuo, pero que le toca enteramente a ese individuo elegir si quiere o no quiere realizar las cosas que le describimos. La edad, el género, las condiciones socio-económicas, la educación, el ambiente, el desarrollo espiritual y muchos otros factores contribuyen a moldear en que expresamos nuestras energías.

La astrología no excluye en absoluto el ejercicio de la fuerza de voluntad personal, de las decisiones y de las acciones dinámicas sobre esas mismas fuerzas que parecen haber predeterminado cósmicamente lo que somos y lo que llegaremos a ser. Lo que nos ofrece esta ciencia son las lecciones que necesitamos aprender en esta vuelta concreta de la Gran Rueda, además de mostrarnos nuestro potencial innato para convertirnos en lo que realmente somos. Lo que aprendamos de esas lecciones y lo que saquemos de ellas depende de nosotros, como individuos libres que somos. En cierto sentido, somos como Ulises, que tuvo que recurrir a toda su valentía, astucia, fuerza e ingenio en su largo desafío a Poseidón (el dios del mar con el que se había enemistado) para poder volver simplemente a su casa. Que las lecciones de la vida sean bien aprendidas, no es responsabilidad del maestro, quien simplemente las presenta tal y como aparecen, y sigue adelante. Ello depende exclusivamente de la inteligencia, la receptividad, la agudeza y la tenacidad del discípulo.

Sanlúcar de Barrameda cuenta con una división bien determinada entre sus Barrios Alto y Bajo, una división no sólo física, sino tradicionalmente observada. Sanlúcar es una ciudad  con acrópolis, con un espacio antiguo, y por tanto,”noble”, que desde sus alturas contemplan el discurrir del río, del paisaje que besa las faldas de la ladera, de la barranca, y que se vuelca desde el castillo de Santiago, desde el Palacio de Medinasidonia, desde la Plaza de la Paz hasta el Barrio  Bajo, derramándose por la Cuesta de Belén, por el Carril de San Diego, o por la Cuesta de la Caridad, hasta hacerse orilla junto al Guadalquivir, el río que se ha ido desplazando (merced al Coriolis) hacia la ribera huelvana con el pasado de los siglos.

Sanlúcar es hoy una ciudad con acrópolis(con un “Casco Alto” con una “ciudad fortificada” de “ákron”, fortaleza y “pólis”,ciudad, en griego), una acróplolis que no conserva la traza amurallada en su perímetro completo en la actualidad (aunque se conserva vestigios de la misma, como en el caso del entorno del colegio “Albaicín” en las proximidades del castillo de Santiago; y es allí donde corretea en su niñez la protagonista del relato de hoy día 7 de noviembre del año 2.016.

Una atardecer un grupo de personas están reunidas hablando de temas de salud en la sede de una asociación de mujeres, un joven, que ha llegado de Sevilla imparte una charla sobre budismo y metafísica. Estaba Isabel, Amparo, Loli, Diana, Carmen, et…En el fondo de su alma Isabel, esperaba el momento de que se la escuchara, ella hacía muchas confidencias a sus amigas, se las hubiera hecho por aquella época incluso a su perra canela, se las hubiera hecho también a los árboles con tal de que alguien la escuchara aunque no le diera respuesta incluso al aire, hablaba, y consultaba a su péndulo, como aquella vieja bruja del cuento de Blanca Nieves. Pobre mujer, como los náufragos, paseaba por su solitaria vida, los ojos hundidos, desesperados en un mar de dolor, paseaba sobre un abismo de brumas blancas, buscando su sol en el horizonte, así se pasaba los días Isabel después de su divorcio. Todos le dieron la espalda. No sabia cual seria su suerte, el viento que la llevaría hasta él, hacia qué orilla la conduciría. A veces hablaba de lo que le habían profetizado(….) y de lo que le ocurría en aquellos tristes y horribles días. El caso es que ese día se explayó delante de un auditorio que se río y mofó de ella.

Escucho, palabras como: ¡Tú estás loca!, arréglate la cabeza…etc..¡Qué triste se ponía! Escuchaba, en un atento aislamiento, todas esas exclamaciones y consejos. Después del fastidio de esa a locución decidió encerrarse en su casa, la decepción fue mayúscula, su corazón volvió a quedarse vació, y entonces empezó una serie de jornadas iguales se pasaba el día escribiendo sobre la mesa de la cocina. Todos los días lo mismo, una jornada tras otra idéntica, siempre lo mismo, días aburrido e inacabables y sin aportar nada nuevo. Se había hecho tantas ilusiones, le habían pronosticado una existencia ….Ante ella se habría cada jornada el mismo panorama, las otras personas de su alrededor, por monótonas que vivieran tenían al menos compañía, tenían la oportunidad de algún acontecimiento nuevo, para ella la vida se había paralizado. Nada de las venturas que le habían vaticinado, siempre los mismos decorados y las mismas escenas, nada de aventuras, para ella todo se había estancado.¡Dios lo había querido!. El porvenir era para Isabel un oscuro pasillo, que pasaba de puntillas, con los pies juntitos. Las puertas del porvenir se le habían cerrado, veía todo negro un desfiladero bien escarpado y al final de él un escarpado monte, con un abismo a sus pies muy oscuro. Abandonó la asociación desde ese día, ¿para que ir si todos se reían.

¡Qué tristes las tardes!, sólo escuchando aullar al perro moribundo de la vecina de arriba. Escuchaba, escuchaba en un atento alelamiento, en aullar lento a intervalos irregulares, y así hasta la noche, que se acostaba muerta de miedo por las visitas de sus visitantes nocturnos………………………El invierno era frío, y su corazón estaba helado, sentía una cascada de golpe al correr su sangre, sentía un fuerte dolor en el cuello y el corazón apretado ardía en ascuas vivas… Hasta aquí, a lo que vamos hoy….

Los días que hacía bueno salía a la Plaza de la Paz, iba a la radio donde tenía un programa donde animaba a las vecinas (…) una fría tarde se encuentra de cara con Diana, una nueva amiga que Isabel había conocido en la asociación….

Diana: Isabel, quería hablarte desde hace mucho tiempo ando dando vueltas a la cabeza, te tengo que pedir perdón, lo siento, perdóname, por no apoyarte el día de la conferencia, pero, yo estoy contigo. Hace tiempo que quería hablar con alguien que me comprendiera, yo te comprendo, porque a mí me han sucedido unos hechos que sólo lo conoce mi padre y mi madre, ni siquiera se lo contamos  a mi hermano, por temor a que lo divulgará. Mi padre me lo aconsejo, podría perder mi trabajo de maestra, ya sabes como son la gente con estás cosas del tirón te tachan de loca, y como mi trabajo es con niños, como veras, hice bien en callar, sabes que trabajo en una escuela que no es pública y… Mi padre, lo consulto con mi madrina (Duquesa Medina Sidonia, la que le pagó la carrera) y le dijo, Luisa Isabel; que ni hablar del tema, que no se lo contara a nadie, con el temor, de servir de cachondeo de todo aquél que se entere en la ciudad.

(Diana acerca a Isabel a su casa, en su coche, y por el camino se lo va contado, al llegar al Cabo Noval, se paran en un aparcamiento, y hay se llevan más de tres horas hablando de esto que llamamos paranormales).

Diana: Cuando, yo vivía en Barrio Alto, cerca del colegio del Albaicín, un día mi madre me dio una peseta, y salí corriendo a comprar chocolate y una piruleta, me falto dinero, juan el tendero, estaba muy apurado, la tienda llena, me hablo, de malos modos, me dijo,¡niña! ve a tu madre que te des más dinero, con esto no te llega. Sabes que el armasen tiene cuatro puertas, salí, y,entré como un rayo al ver que mi madre estaba  enfrente barriendo la acera de la puerta de mi casa, en ese instante pasa un camión, vi, como dos Ángeles con los cabellos castaños, vestidos con una bata verde sandalias de cuero, y unas inmensas alas blancas, me tomaban por los brazos y pase con ellos por encima del camión, me soltaron al lado de mi madre, sonrieron y se marcharon. Yo sólo tenía siete años. Y eso no es todo. Lo peor es, esto, no se si contarlo, es muy fuerte, algo que llevo clavado en mi alma, no se me quita del pensamiento, en ningún momento, me acompaña como una espada clavada.

Cuando yo tenía 21 años, tuve un novio, se metió alguien por medio y acabe con el. En esos días yo estaba muy mal, mi hermano vivía en Barcelona, me insistió para que fuera unos días a su casa, para que me quitara de Sanlúcar unos días del verano, con la idea de que olvidara a mi novio. Es muy fuerte Isabel. Pues, te lo cuento, pero, es duro. A la vuelta, me vine en autobús, venía sentada en el asiento primero, el que esta junto al chófer, al lado mio, sentaba estaba una mujer de unos 25 años, morena, muy guapa, y muy simpática, ella iba a su tierra para pasar unos días con la familia, trabajaba en una fábrica de Barcelona, me fue contando toda su vida, como si la conociera de toda la vida. Me hablo, todas sus intimidades…………….yo cayada, no tenía gusto de hablar de mi pena. Me dijo se llamaba María…..también me dijo que le había dicho que iba a ir de viaje que se andar a con cuidado que era muy joven……………el caso es. Un coche se adelanto, y en unos instante su cabeza cayo a mi falda, el chofer, muerto, y muchos más muertos y heridos……A mí, me pasó algo increíble. Un Ángel, me sujeto con sus brazos a la butaca, agarro, el asiento y, a mi, y nos saco fuera del autobús……………la bata era verde. Isabel, era el mismo rostro, está vez venia sólo….Diana llora, desesperadamente. De alguna manera se siente culpable, por sobrevivir de aquella manera, no se siente favorecida, sino culpable, ……Como esta historia hay unas cuantas……..Los recuerdos despiertan en el corazón sensaciones que creía olvidadas. No se puede permitir que la nostalgia y la tristeza te atrapen en sus redes. Alejandro Dumas(hijo) dice:¡Recordar es vivir!. Y hay mucho más pero es muy duro aquí….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s