Muchas vidas y muchos sueños

14º 2ª P.

Por espacio de dos meses Lutgardo, anduvo con muletas. Comenzó por bajar hasta la Plaza del  Cabildo y después, hasta villa Margarita. Donde se sentaba en el porche del jardín  con David, a charlar y fumar una pipa, pasando horas enteras sentados en un cómodo sillón. Con este ejercicio renacía su alegría. Y saboreaba, con el placer de vivir, un goce extremado en no hacer nada, abandonado así mismo sus miembros, y habituandose sus músculos a un dulce dormir; era como una lenta invasión de la pereza que se aprovecha con su convalecencia para penetrar en su piel y aletargarse, haciéndole suaves cosquillas a su pierna con una aguja de tricotar. Lutgardo volvía a casa rejuvenecido, alegre, encontrando hermosa la vida y no sabiendo explicarse por qué no había de durar esa paz y felicidad para siempre así.

Cuando pudo desprenderse de las muletas alargó más sus paseos y recorrió el paseo Marítimo para visitar a sus amigos en Bajo de Guía, para alegrarse la vida con una copita de vino Manzanilla, y saborear sus langostinos y tapitas de arroz caldoso con langosta, que es toda una delicia culinaria. Cuando sus piernas recobraron las fuerzas, Lutgardo, conservó sordo rencor contra el trabajo. Era su oficio muy ingrato andar todo el día escuchando penas y tristezas, de gente aparentemente angustiadas. Frida decía; se descalabró un día de borrachera. No diré que se lo mereciera, pero, en fin, la cosa tenía su explicación….Pero él decía: Yo, yo estaba en ayunas, ni gota de líquido había ingerido mi boca, mi cuerpo limpio, ni siquiera me había tomado un café, y ¡cataplum! por volver la cabeza para sonreír a un muchacho que llegó a casa para arreglar el grifo. Valla manera de arreglar las cosas, dejó la maleta de las herramientas a la puerta de la cocina. Me tumbo, él tumbo hache por haber querido volver la cabeza a saludar al chaval. ¿No os parece un lance demasiado fuerte? Si hay veces, que Dios tiene una manera muy sorprendente de arreglar las cosas. La primera querella doméstica que entre ellos surgió, tomó su origen aquella tarde de parte de Nicolás el fontanero, y de esa caída nació una amistad muy original entre Lutgardo y el fontanero…… Es media mañana y se ha acercado a villa Margarita y allí se sienta a la puerta de la casa, y su diálogo se alarga hasta la hora del almuerzo. David le comenta a Lutgardo y dice: ¡¿Que tal esta de ánimo amigo mío?!

-Uno de los problemas de los psicólogos y los psiquiatras es que usan palabras normales de nuestro vocabulario para darles significados especiales o muy específicos. A veces una palabra describe algo normal hacen que signifique algo anormal. Por ejemplo; la palabra ansiedad, que describe una sensación <>, los psiquiatras la usan para describir una condición anormal, esto es, un estado de ansiedad. Otra palabra que generalmente nos confunde a la mayoría es depresión. En su uso normal, depresión es sinónimo de abatimiento, pero cuando la utiliza un psiquiatra significa una enfermedad que tiene unos síntomas y unos signos específicos. Un síntoma es lo que  uno describiría como algo que va mal en uno mismo, mientras que un signo es algo que cualquiera puede ver. En la depresión como enfermedad, la víctima se quejara de sentirse desgraciada, de no tener ilusión y, frecuentemente, de sentirse culpable. ël o ella también se quejarán de tener dificultad para dormir, de no tener mucha hambre, de perder peso, de sufrir diarrea o somnolencia, además de una gran variedad de otros <<síntomas>>. Quien los vea apreciará una apariencia triste, quizás con los hombros y la cabeza caídos, lentitud al contestar preguntas o al hacer cualquier movimiento físico, y síntomas y signos para cada emoción, ya sea anormal o normal.

Los psiquiatras no son los únicos que usan las palabras de esta manera un tanto confusa, sino que también otras palabras relacionadas con la psiquiatría so interpretadas y usadas erróneamente por los profanos. Obsesión es un buen ejemplo, y también fobia. Se puede describir a alguien diciendo que está obsesionado por otra persona, queriendo decir que tiene hacia ella un fuerte sentimiento de atracción o de repulsión. Técnicamente, una obsesión es un rito irracional o un pensamiento repetitivo. Del mismo modo que la palabra obsesión puede ser usada para describir un modo de desagrado por alguien, también puede ser fobia. <<Ella tiene fobia a ese hombre>>quiere decir que no le gusta, cuando técnicamente debería significar que se pone a normalmente ansiosa y asustada cuando le ve, o incluso cuando oye hablar de él. El uso erróneo de estas palabras no sólo puede interferir gravemente en la comunicación sino que, quizás lo que es más importante, crea ansiedad e ideas de enfermedad donde no hay nada. Oír hablar a los médicos sobre la depresión como una enfermedad puede dar a entender que estar abatido es estar enfermo.En la Biblia, aparecen estas palabras: El corazón alegre hace sano y feliz al hombre, el corazón triste seca los huesos y entumece.

Hablar sobre la ansiedad, ya sea como síntoma de una enfermedad o como enfermedad en sí, nos puede preocupar innecesariamente al sentir una vaga sensación de ansiedad. Por supuesto, esto nos pone más ansiosos, con el posible peligro que conlleva de desarrollar verdaderamente un estado de ansiedad, cuando todo lo que en un principio ocurría era que estábamos preocupados por un jefe con mal carácter, un coche que se estropea con demasiada frecuencia o el resultado de unos exámenes. Algunas veces, aunque por suerte no con mucha frecuencia, este concepto erróneo puede llegar a confundir al médico, que podría creer que efectivamente, algo va mal, y en vez de tranquilizar al paciente aconsejarle que inicie un tratamiento. Al creer que sentirse un poco ansiosos es síntoma de enfermedad, la persona consulta con el médico de cabecera. Puede que este le prescriba un tranquilizante, y ya tenemos a otro ciudadano en el regimiento de los consumidores de Valium, brigada de <<tengo-problemas-con-mis -nervios>>. El miedo y la ansiedad son emociones normales que aveces se convierten en anormales, y de esto es lo que trato hablar, de darte a conocer.

Quizás hablamos de las palabras normal y anormal con demasiado enfado. <> es una respuesta muy frecuente cuando alguien nos cuenta que otra persona ha actuado de manera diferente a lo que hubiéramos hecho nosotros. Cada uno de nosotros tenemos nuestro propio concepto de normalidad. algunas personas piensan que es normal consumir alcohol, fumar o mantener una relación sexual extra matrimonial. Otras pueden creer que no fumar que no fumar, no beber o ser fiel resulta tremendamente anormal, según su concepto de normalidad. Otro concepto de normalidad es el que se describe como el estado ideal. El estado normal ideal se podría describir como aquel que un grupo de gente ha decidido que es normal. El grupo lo podría formar un conjunto de religiosos, un psicoanalista y sus discípulos, un dictador loco y sus huestes, un grupo de políticos, un jefe de policía y sus agentes, los miembros de una escuela de filosofía o cualquier otro grupo que crea que ellos son los únicos que están en posesión de la verdad.

La gente que establece modelos de normalidad no suele hacer mucho bien, pero con mucha frecuencia hace mucho daño. Existe una gran diferencia entre establecer un código de conducta y decidir qué es normal y qué es anormal. En algunas ocasiones, la ley de un país se toma como definición de normalidad y de anormalidad. Es anormal asesinar, robar, engañar, etc., y normal abstenerse de hacerlo. En general hay una conexión entre un comportamiento al margen de la ley y la  normalidad dentro de una sociedad y en un tiempo especifico de la historia, pero en ocasiones no hay ninguna conexión entre la ley y un comportamiento normal. Por ejemplo, en nuestros días es ilegal fumar marihuana, aunque la mayoría de los jóvenes lo hagan algunas veces. Ello nos conduce a un tercer tipo de normalidad, el estado normal estadístico.

La normalidad, en un sentido estadístico, significa que la mayoría hace lo mismo. Para jóvenes es normal haber probado por lo menos una vez los efectos de fumar marihuana. Es normal tener una relación extra matrimonial porque la mayoría de la gente la tiene. También es normal sentirse ansioso la noche anterior a algún acontecimientos importante y que nos preocupe la muerte, las enfermedades o la posibilidad de un embarazo no deseado. Es normal sentirse ansioso sobre muchas cosas y sentir los efectos de esta angustia en nuestro cuerpo. Es normal tener palpitaciones, sentir el estómago encogido, una opresión en el pecho o en la cabeza, etc., cuando algo que pasa o va a pasar nos hace sentir ansiosos. También es normal tener una o dos fobias o quizás alguna más.

Muy cierto amigo Lutgardo; no se trata sólo de que el miedo sea una emoción normal, sino que también es una emoción esencial. Lo que sería muy peligroso es no tener miedo de nada. El miedo es un mecanismo de defensa básico. El miedo es algo muy complejo, ya que está compuesto de un sentimiento emocional y de cierto número de cambios corporales. Si nos encontramos cara  cara con un hombre que agita salvajemente una espada, muy probablemente nos veremos sacudidos por la emoción que describimos como miedo y, al mismo tiempo, nuestro corazón empezará a acelerarse y también nuestra respiración; quizás nos pongamos pálidos y empecemos a sudar, particularmente nuestras manos. Podemos tener la sensación de que se nos encoge el estómago, una sensación de opresión en el pecho, debilidad en los músculos, temblor en las extremidades y una sensación de hormigueo en la piel, al tiempo que los minúsculos músculos que mueven nuestros cabellos intentan erizarlos. Qui´zas tengamos ganas de orinar, defecar o vomitar y, de hecho, incluso llegamos a hacer alguna de estas funciones naturales.

El miedo no es tan sólo una emoción; también conlleva una gran diversidad de cambios físicos. Estos cambios se han descrito como el fenómeno de fight o fligh, es decir: huir ; el cuerpo se prepara para una de estas dos acciones. Una mayor velocidad en los latidos del corazón bombea al cuerpo más sangre, que se desvía a los músculos de forma que estén listos para la acción. El aumento del ritmo de respiración garantiza más oxígeno disponible para este mismo uso.Sudar hace que sea más difícil que nos puedan agarrar, mientras tener el pelo erizado sería una maniobra defensiva si estuviéramos cubiertos de pelo. Para los humanos es casi una pérdida de tiempo que se nos erice lo que queda de nuestro pelo, como desgraciadamente lo son algunos de los otros cambios corporales descritos. La flojedad de los músculos y los temblores tampoco nos sirve de mucho a la hora de pelear o de huir, ni vomitar, ni defecar u orinar; aunque supongo que estas funciones bien podrían desanimar a nuestro adversario. Parece ser que, por una u otra razón, algunas veces el mecanismo de nuestro cuerpo encargado de las emergencias deja de funcionar.-

Lutgardo, recuerdo a un chico que conocí hace algunos años en Perú; Para Enrico quedarse confinado en su casa era una bonita manera de huir de la vida, pero, como la mayoría de nosotros queremos salir al mundo y necesitamos ayuda para poder escapar de las prisiones que nos imponemos nosotros mismos. En general y en algún momento u otro, a los niños les disgusta profundamente tener que ir a la escuela. Algunos incluso la detestan siempre. Amigo mío, cualquier tipo de discusión sobre problemas infantiles en un grupo de adultos seguro que generará mucha pasión y expondrá a los ojos del observador una buena muestra de los retrasos que nos afligen. Puede que un adulto considere a todos los niños como víctimas de la estupidez y la malicia de sus padres ayudados por las igualmente estúpidas y maliciosas actitudes de las instituciones públicas. Otro puede que piense todo  lo contrario y, llevando el pecado original a sus extremos, describa a los niños como animales a los que hay que enseñar a golpes. Entre estos dos extremos existen diferentes matices, pero cada uno se ve afectado por sus propias experiencias, su clase social, el grado de adoctrinamiento y el esfuerzo que haga personalmente por comprender lo todo.

En general, acusamos a aquellos con los que no estamos de acuerdo de llegar a conclusiones de tipo emotivo, y por tanto inferimos que nuestras propias conclusiones no contienen nada que pueda crear confusión. Teniendo en cuenta nuestras flaquezas, debemos considerar la fobia a la escuela en perspectiva. Una nueva situación tiende a causar un cierto grado de ansiedad en la mayoría de nosotros y no es nada sorprendente que la gran mayoría de los niños se pongan un poco ansiosos y nerviosos cuando tienen que ir al colegio, cuando cambia de escuela o de aula. Sea como sea, los niños son muy adaptables y pierden rápidamente esta ansiedad que les provoca lo desconocido. Otra causa de ansiedad es el miedo a separarse de su madre o de la figura de su padre. De nuevo nos encontramos con algo que es prácticamente universal, pero que varía considerablemente en su grado, y en sus formas más extremas puede ser una causa de una aparente fobia a la escuela. Es decir, la ansiedad que experimentan la mayoría de los niños la primera vez que van a la escuela proviene de causas diferentes. Una es el miedo a ser separados de los padres, y la otra el miedo a lo desconocido.-

La mayoría de nosotros nos adaptamos con facilidad a este miedo compuesto, pero otros no lo consiguen debido a problemas que ya traen consigo o por estar expuestos a experiencias traumáticas. Por tanto, la ansiedad de la separación podría ser el problema básico, o cuando menos el de la fobia a la escuela. que un niño no le guste la escuela, que resulta ser la causa principal de enfermedades en los niños, y le guste hacer novillos no evidencia necesariamente una fobia a la escuela. Los niños pueden evitar ir a la escuela por muchas razones sin sufrir angustia o fóbica. Desgraciadamente, hay una gran confusión sobre los diversos métodos de evitar la escuela, y esta confusión puede traer como consecuencia una verdadera angustia fóbica si se niega o se ignora. Es muy interesante ver cómo hay una gran cantidad de informes de profesores que fingen estar enfermos para evitar ir a la escuela, hacen novillos y, posiblemente, desarrollan una verdadera angustia fóbica. Y al final caen en depresión profunda; y todo por eludir hacer sus funciones. Quizás esto debería hacernos contemplar a los niños que evitan ir a la escuela con una mayor simpatía y comprensión. Hacer novillos es uno de los pasatiempos favoritos de los  niños y de los que ya no son tan niños, y tiene una causa muy probable a consecuencia del llamado acoso o bulling. O quizás este desgano general que acusa este estado de nuestra vida.

David: La historia de Enrico Paucar Huamán, no me ha dejado indiferente me ha hecho reaccionar ante la vida de forma diferente. La verdad, es que desde que le conocí mi vida es más rica, más plena y me es más fácil alegrar mis días. Ha Enrico, le conocí  en una escuela en Perú, hace ya bastante años. Desde entonces no hemos perdido el contacto al principio por cartas y ahora pues desde Internet nos comunicamos con bastante frecuencia.-(David se acerca a una mesa de escritorio, abre un cajón y extrae unas cartas, viejos folios amarillentos y se dispone a leer a Lutgardo una de las primeras cartas que le dirigió  Enrico Paucar, para explicar su situación abiertamente, y con la intención, para que David le ayude económicamente para montar un pequeño negocio, exactamente un restaurante de cocina criolla.)-

Soy Enrico Paucar. Nací el 7 de octubre de 1.997 en la ciudad de Cuzco. Me gusta el deporte y más que todo cocinar. Soy un joven de condición humilde, uno más para la sociedad, pero con ganas de triunfar. Mis padres fueron de la alta Cordillera de Cuzco, donde el zorro llora de frío y aúlla al no encontrar calor. Soy serrano de sangre cuzqueña y lleno de esperanzas. Toda mi niñez crecí con el corazón frío, pensando en como mis padres murieron en un accidente automovilístico, sin volver a verlos con vida. Doy amor a mi soledad, sin conocer el amor que da un padre a su hijo. Mi primer apellido,<<“Paucar”>>, es el nombre de un pajarito de plumas amarillas doradas, y mi segundo apellido, Huamán, es el nombre del halcón perdiguero(huamán o wamán). Recuerdo que desde que era todavía un niño oía contar a mi pueblo, que cuando el paucar canta es buen augurio, pues está anunciando la llegada de cartas, visitas y buenas noticias. Por eso construye su nido en los árboles más altos. Yo soy un pichón que no tengo nido. Me crió una señora alcohólica, que no tenía plata para los alimentos y me regaló una familia desunida con la cual estuve en mi niñez.

La familia era muy pobre; sólo tenía unas cuantas vacas, y mi deber y obligación era llevarlas a pastar. A los 7 años me pusieron en la escuela del pueblo, y allí pasé el 1º y 2º año de primaria. Al terminar el 2º año escolar, cuando tenía nueve años de edad, una vaca me fracturo la pierna derecha, y por eso me quedé dañado, cojo. A los 10 años terminé 3º, y a los 13 acabé Primaria, con la Promoción….. Por conflictos familiares me separé del colegio estatal y me matricule en un colegio particular, pero tenía que trabajar para poder educarme, y a veces iba al colegio sin desayunar. Pasé maltratos por llegar tarde, hasta que un día me arrodille en el baño de ese colegio y, llorando de corazón, le pedí a Dios diciendo:<<¡Quiero ser un cocinero para dar de comer a los pobres!>>.  Así terminé Secundaria completa con la promoción…. Y pensaba: <>. Escuché en una emisora de radio que necesitaban personal para una empresa minera en la Selva peruana. Fuí a trabajar allá. Fue una vida muy dura: te daban de comer la comida del día anterior, y te pagaban una miseria; muchos jóvenes eran engañados por empresas mineras informales(conocidas como ” lavaderos de oro”), y yo también era una víctima y me sentía el hombre más fracasado del mundo. Entonces regrese a…..

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s