Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 28º 2ª P.

En la actualidad, con relativa frecuencia viene la vecindad quejando sé de los ruidos callejeros, hace un tiempo, la prensa y la televisión local estaba cargadita quejas de los vecinos de lo que se llama el  centro de la ciudad, hartos de voces gritonas, atemperados ruidos monocordes e interminables, convierten la palabra en flechas saeteras contra la infantería sabadera de los fines de semana-y la verdad que gracias a las autoridades se ha conseguido que esos ruidos solo dure en zonas como calle Tartaneros y Victoria, hasta las tres de la madrugada. A esa hora clave, hace aparición las fuerzas de la policía local, y en segundos no queda ni rastro del personal. Muchos, siguen la fiesta en san Juan, o en los bares y salas del extrarradio de la ciudad. La verdad es que el tema ya no es tan candente, algo se ha solucionado, y l gente es más respetuosa con las autoridades, a esa hora todo vuelve a la tranquilidad sonora aparece. lo que acontece es que son unas calles recoletas y apacibles llenas de locales agradables, con buen ambiente, donde se ofrece música en vivo de los grandes artistas locales y de la comarca jerezana (bulerías, fandango, sevillanas, rumbas y cante rapero y moderno, música viva, nada de enlatada), y eso crea un ambiente genial, desde las cuatro de la tarde hasta las tres de la mañana. Regado y agasajado por buena manzanilla fina, y las copas a precio de locura, así, que es por eso que tiene tanto éxito estos coquetos locales. La guinda la pone: la sala de arte Tartanero, donde artistas noveles exponen sus obras, local esté regentado por Rosa Vahesillo Melero, mujer artista, compositora de versos, y antigua profesora. Todo un éxito, mucho arte.

En 1.929 fueron construidas balconadas desde las que se podía contemplar una bella panorámica de la ciudad. Ahora, en la actualidad, no hace falta, más que subir a la azotea de la Iglesia de la Merced en calle Cuesta de Belén, para poder contemplar la extensas y maravillosas vistas de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda. En los últimos tiempos, la Cuesta de Belén adquirió un carácter solitario y sombrío, no exento de una mistérica belleza. Parecía Cuesta de leyendas encerradas, con su Palacio de los Orleans, solemne, ahora cede del Ayuntamiento sanluqueño. Con sólo cerrar los ojos, e imaginar aquello legendarios Cruzados Mercedarios subidos a las grupas de sus caballos se erizan los vellos, pelos como escarpias se le ponía a Mariquita Luna en ese lugar; en las noches cerrada de lluvia de esos largos invierno donde fue allí enclaustrada y desterrada por….Dejemoslo, hoy aquí. El caso es que hay mil anécdotas de voces fantasmales, apariciones y otras experiencias que no solo ella vio, sino que comparte experiencias con bastantes personas, muy cuerdas y de todo tipo y condición. Personas del mundo del arte y del teatro, y ciudadanos normales y corrientes, como las señoras de la limpieza, y….

Para los niños de posguerra la Cuesta de Belén, era algo como prohibido pues en sus escalinatas empinadas se ubicaba una casa prostíbulo, oscura y silenciosa que parecía la entrada de una cueva de brujas siniestras. Para aquellos niños era Cuesta para pasarla muy deprisa o acompañado, que nunca se sabía lo que podía acontecer ante tanta leyenda negra latente. La Cuesta de Belén es hoy una de las calles más bellas de la ciudad, y el pórtico tétrico, que son los otros tiempos, de los que diría David Parcerisa: ¡Cuando nos gobernaban los dracos o dragones!. Nada más ver los Grifos, las figuras que ornamenta lo que llamamos las covachas, se puede apreciar, que son unas figuras de tiempos inmemoriales, de aquella “Luci Feris Fanun!, nombre de la antiquísima Sanlúcar de Barrameda. Se puede pasear el silencio placentero de la original ciudad amurallada, de aromas a manzanilla, azahar y tomillo, aires muy propios, de variaciones sorprendentes, de las melodías interiores que bañan el espíritu de la gente sanluqueña y sus visitantes.-

En 1.919 el periódico local “El Profeta” informaba a los sanluqueños de que el azulejo de cerámica trianera, conmemorativo del III Centenario de la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Caridad, se exhibía por aquellos días en un escaparate de la calle Sierpes de Sevilla; azulejo que, con toda la solemnidad, se colocaría en la calle Bolsa nº 2, siendo su descubrimiento oficial el día de la Ascensión del Señor, con la asistencia del Ayuntamiento bajo mazas y las autoridades. Desde inmemorial tiempo, los Guzmanes, señores de la villa, habían recibido de los reyes castellanos los derechos para cobrar el almojarifazgo de todas las mercancías que entraren en la villa. Sevilla luchó hasta lo indecible por arrebatar a la ciudad sanluqueña este derecho,por lo que la ratificación de dicho derecho hubo de ser muy frecuente por parte de los reyes. Lo hicieron Pedro I(1.351), Enrique IV(1.470), y los mismos Reyes Isabel y Fernando (1.475); y los almorajifes sevillanos miraban para el Aljarafe, por lo que los pleitos entre estos y los fueron constantes, implicando en ellos a los señores capitulares de la villa…(Hay historias muy significativas de esta época, cosas de familia, cuentos y fábulas de mil noche de fríos inviernos, cargados por la amorosa voz de mi madre María Franco Ramos, mujer imaginativa y altanera, de cabeza dura y tenaz, de mente muy creativa.)

Es siete de marzo de 2.017, y estamos en villa Margarita, la gente se sienta de común a dialogar, y cambiar chismes e impresiones de la vida política y religiosa; de todo lo que acontece de relevante en la ciudad de Sanlúcar y el mundo. El día amanece de sol impresionante, cálido y brillante día, desde la azotea se contempla el telón verde Doñana en todo su esplendor, resplandece los vivos tonos verdes de los pinos, la dorada arena de oro puro parece, leve, y apacible trinar de las aves a su paso, ahora, es moda que las gaviotas vayan a comer a los estercoleros de la basura, allí comen junto a ratas, ratones, cucarachas y otras alimañas, dañinas. Un día cálido y sereno, que a la que escribe se le presente muy completo en cuanto a quehaceres. Ya ha sido, la subida de persianas, con banda de pájaros cantores, y, como todos los días, de su corazón se adueña, la incertidumbre y cierta inquietud, por el porvenir del día, eso es lo que interesa y punto.”A esperar, no sabe qué, pero algo espera” la que escribe, algo intuye.

Margarita está radiante, con camisa blanca, pantalón amarillo y botines rojo, con una escarapela, de piel con largos pelos coloreados(si puedo le echo foto a las botas nuevas y a la bella camisa roja, una monada de prendas, comprado todo aquí en Sanlúcar en las rebajas, es mujer previsora y económica), se sienta en el balancín y se mese, para atrás para adelante, mientras lee una revista  muy interesante. También está regando el jardín Jacinta, y Lourdes anda arreglando las plantas hablan mientras trabajan, David, ha salido a montar a caballo con Evelin.-

Margarita: Claro que grandes maestros de oración como san Juan de la Cruz fustigan a quienes van a la oración en busca de consuelitos sensibles. Natural que se han dado circunstancias históricas que han equiparado oración con sensiblería, desprestigiándolas por un lado, prohibiendo en ella cualquier atisbo de ternura y afectando a muchas de sus formas de expresión verbales, populares, gestuales, etc…

Jacinta: Señora, independientemente de cualquier razón histórica o, incluso aparentemente válida, la oración es un trato de amistad, y ésta brota de un amor, y éste se expresa mediante una efectividad cuya modulación dependerá a su vez muy mucho de cada temperamento y carácter personales, de los distintos ritos eclesiales, de estilos familiares o comunitarios y las tradiciones, lugares y muchos otros factores.

Margarita: Si amiga mía: hemos de partir que la afectividad es la base de toda nuestra vida psíquica. Y que incorpora a la oración toda una rica gama de valores tales como: serenidad, calma,jugosidad, atractivo, fascinación, emoción, efusión, cercanía y, no digamos…¡ternura!. Sentimientos que además de ser un eficaz antídoto frente a nefastos rigorismo y fundamentalismos, conduce directamente al compromiso social, bien de esa otra que el Evangelio llama prójimo.

Jacinta: Señora Margarita, si la misma escritura nos repite de mil formas que¡el Señor es cariñoso con todas sus criaturas!.¿Pude sentarle mal que lo seamos con Él?.

Lourdes: ¡Bendita sea esa ternura tan peculiar transida de admiración y gratitud, y surgida del convencimiento de nuestra propia nada! ¿Cómo nos mostramos tiernos y amorosos con un Ser que, como decía Zubiri, nos hace”ser”?.

Jacinta: Máxime cuando sabemos por su palabra que es Él quien nos ha creado y elegido, quien se adelanta a salir a nuestra búsqueda y quien sólo mendiga nuestro amor. (Me da lastima no poder regar estas líneas con las lágrimas derramadas al orar por Agustín, Ignacio de Loyola o Teresa de Jesús, cuando se deshacía en ellas frente a un pobre Sagrario de aquel desierto de Tamanrasset).

Lourdes: Quede con todo constancia de ello, y de que también podemos, si Dios así lo quiere, orar en plena sequedad emocional y noche espiritual, ya que este llamado “don de lágrimas” es justamente eso, un”don” que Él da al orante cuando quiere y como quiere. Pero, por su amor, no opongamos sino aunemos en cuanto nos sea posible términos tan concertables como los de ternura y oración.

Margarita: No debemos nunca desatender y tratar de ensanchar con las ayudas del Espíritu nuestro espacio interior. Ése donde Él mismo nos dijo que había puesto su morada en ¡la Trinidad!. El espacio que tan maravillosamente describe santa Teresa como hecho de un inigualable diamante del más puro cristal.

Lourdes: Señora, el mismo al que la beata Sor Isabel de la Tdad. se refería cuando lo citaba como”el cielo de su alma”. Allí donde-al decir de san Juan de la Cruz- se revelan mutuamente los más grandes secretos que existen entre Dios y el alma, y por los que nos alentaba a mantener siempre”atención a lo interior”. En fin, ningún tesoro poseemos de mayor valor que nuestra intimidad.

Margarita: Pero si siempre tienen un significado distinto vocablos tales como”intimidad” e “intimismo”,mucho más referido a la oración. Desde una imagen lo más correcta del Dios ante cuya Presencia nos sentimos, al orar, como dice uno de los himnos más bellos de la Liturgia de las Horas, no nos retiramos como a un castillo de aristocracia interior; ya que al estar con Él,por muy solos que nos encontremos, con mis hermanos estamos, pues que debemos llevar la Iglesia y hasta el mundo entero en el propio corazón. Fuera pues todo tipo de oración intimista. Ésta siempre, pero más aún en culturas como la nuestra de la llamada”aldea global”, deberá abrirse a perspectivas comunitarias: sociales y políticas; próximas y remotas; a la propia familia y pueblo con sus problemas concretos y tangibles de cada momento; al mundo intelectual y laboral que están cambiando tan convulsivamente y provocando problemas ideológicos y materiales de consecuencias insospechadas; a esa lacra de la injusticia social endémica en áreas tan extensas como las que ubicamos en los llamados tercero y cuarto mundos. –

-Si, según el magisterio social de la Iglesia, la caridad ha de ser cada vez más política en el sentido auténtico del término, nuestra oración también. Jamás podremos disociar la oración del compromiso social.( su marido hace presencia como siempre muy guapo y bien plantado, el sombrero y las botas, junto a la blanca camisa y el jersey por los hombros le da unos aires de joven travieso, un pañuelo morado hoy al cuello señal del día de la mujer sufridora y trabajadora, en estos últimos tiempos son muchas las que acaban asesinadas, vilmente, y, no es el marido el que las mata:”es la forma incauta de esta sociedad)

David: Hola, ¿que tal están mi esposa, y sus ayudantes favoritas?. Orar de pie, con la frete levantada y los brazos bien abiertos. Pascal hizo célebre la frase según la cual” nunca es el hombre más grande que cuando está de rodillas”, ante su Dios, se entiende. Pienso yo, que la oración debe terminar poniéndonos de pie, erguidos, como demostración de nuestro haber tratado de Tú a tú, de nuestra plena disponibilidad y de nuestra absoluta confianza en Él. Nuestra oración, que debe comenzar por compunción y arrepentimiento por nuestra realidad de pecadores, deberá acabar siempre en clave de plena disponibilidad, gratitud y alabanza.

Margarita: Marido, es curioso que sepamos por la historia de la Iglesia que está prohibió durante siglos orar de rodillas durante el tiempo de Pascua. Había que hacerlo de pie como símbolo de nuestra propia resurrección, y como recuerdo de frases como la de san León Magno: “Reconoce, cristiano, tu dignidad”.

David: Si Pablo salió un día por sus fueros al grito de “soy ciudadano romano”, con cuanta mayor alegría nos vera el Señor puestos de pie ante Él por los motivos   y con las actitudes a las que nos acabamos de referir. Orar es la consecuencia lógica de creer, a la vez que de expresar esta misma fe. Todo creyente lo es en la medida en que un día se encontró con Dios y se sintió amado por Él: Abrahán, Moisés; Profetas, María, Apóstoles, Magdalena, Zaqueo, Pablo, Agustín, Francisco, Teresa, y un interminable etc…. Porque “creyente” no es sólo quien cree que Dios existe-también el Diablo lo cree-,sino quien, por la gracia de su Espíritu, está convencido de que Dios le ama. Todo encuentro personal pleno se ha de dar en el abrirse, conocerse, necesitarse y darse mutuamente; esto es, la amistad entre los pueblos de la aldea global. Dios es paz y amor, pura bondad. Esta relación amistosa puede ser implícita o explícita: Entre dos esposos que se quieren de verdad, todas las acciones del día irán teñidas del amor del uno hacia el otro y hacia lo que entre ambos se traten entre manos.

Margarita: Pero todo el mundo tiende a manifestar aquello que lleva dentro. Esos mismos esposos estarán esperando el momento de poder dedicarse algún tiempo para expresar directamente y implícitamente su amor. este tipo de explicitación de su fe y amor mutuos, sería un buen ejemplo oracional.

David: Querida mía; por eso no vale decir que creemos y oramos, sino que oramos porque creemos ¡Y porque nos lo manifestamos tratándonos con respeto  consideración, tolerancia y amor mutuo, sobre todo amor.

Margarita: Esposo amado; clásicas y universales se han hecho definiciones como las de santa Teresa de Jesús:” A mi parecer, no es otra cosa oracional mental sino trata de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. O la encantadora de santa Tersa de Lisieuz:”Para mí la oración es un impulso del corazón, una simple mirada lanzada hacia el cielo, un grito de gratitud y de amor, tanto en medio del sufrimiento, como en medio de la alegría”. Lo cierto es que la oración cristiana……Siempre será cosa de dos: de un Dios que sabemos nos busca, y del orante que se convierte en buscador de ese mismo Dios y a quien el Espíritu, le capacita para abrirle su puerta…..L

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s