Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 34º 2ª pª

“Comenzaremos nuestro paseo visitando el promontorio llamado el Castillo del Espíritu santo, nombre debido a una antigua fortaleza, hoy desaparecida, erigida en el mismo lugar que, en tiempos de los romanos, ocupara la Luciferi fanum, el templo del Lucero. El Lucero luminoso y señero del escudo de nuestra ciudad. Destruidas, una a tras otra, las obras de los hombres, queda todavía en pié una maravillosa creación de la naturaleza:una terraza marina levantada. El estudio de esta formación es fundamental para un conocimiento racional de nuestro entorno. Por ello, amigo mío, nuestra primera salida ha de dirigirse obligatoriamente al Castillo del espíritu santo. Nombre evocador de recuerdos del pasado. interesante muestrario de realidades naturales”.( Han salido temprano para hacer un recorrido por Sanlúcar de Barrameda, con la intención de enseñar a Luis M. las bodegas y puntos más interesantes para escribir el articulo. Luis va grabando en su movíl)-

Periodista: “Hasta llegar aquí hemos caminado por una costa baja y arenosa y ahora nos encontramos frente a una costa relativamente alta y acantilada”.Es aleccionador observar cómo en tiempos de lluvias, se filtran a través del estrato de areniscas, muy `permeable y brotan al contacto con el estrato subyacente de arcillas menos permeables. Por otro lado, vemos que, en la marea alta, las olas baten con fuerza al pie del promontorio. La erosión marina ataca la formación por su base y las capas superiores, faltas de apoyo, se derrumban. Los estragos de año a año son tales, que es de temer su total demolición. Recogemos fósiles y muestras de los diferentes materiales geológicos, para hacer una reproducción, un trabajo de esta formación, que, con el tiempo, puede tener un insospechado valor científico.

Margarita: “La naturaleza de estos estratos y el orden de superposición de los mismos, registran con fidelidad las transgresiones y regresiones marinas. Evidentemente, estamos en presencia de una terraza marina levantada. Pero el movimiento emergente no se ha verificado con regularidad, sino que ha sufrido oscilaciones de mayor o menor amplitud, como parece probar la alternancia de conglomerados con las formaciones de tipo playa que presentan los estratos”.Los grandes viajeros románticos(Humboldt, Ruskin)aconsejan al viajero iniciar el encuentro como lo hacen los pájaros. Para ello debemos buscar puntos culminantes, que nos ofrezcan panorámicas ricas en paisajes y expresivas de sus atributos. El Reventón Grande constituye en estas giras didácticas otro gran otero o Belvedere-diferente del Castillo del Espíritu Santo-que le permite desarrollar un itinerario más global y variopinto que el anterior, en el que se irán mezclando informaciones y conocimientos relativos a fenómenos físicos o naturales y humanos o culturales, tal como se interrelacionan al conformar esas realidades complejas y emocionantes que son los paisajes.

“Como realidad compleja y medial entre los sujetos que perciben y las formas objetivas de la realidad, el paisaje comienza, pues, con la emoción” El Reventón Grande ofrece el particular interés de ser el punto culminante del relieve sanluqueño. Carretera de Bonanza en adelante, observamos el contraste entre las tierras que quedan a nuestra derecha y a nuestra izquierda. A nuestra izquierda, una llanura baja, arenosa, asiento de los navazos. Enfrente una faja de huertas y, más allá, el reborde o escalón de la planicie de tierras rojas,un poco más elevada. Pero la naturaleza de nuestros ambientes no es algo virgen o intocado, ha sido re modelada por los hombres para configurar sus territorios. La flora local nos muestra un prado natural, matas de álamo blanco, lentisco y romero.. Pero enseguida nuestra atención vuelve a ser acaparada por la obra del hombre…El contraste entre el paisaje agrario de las tierras rojas y de las albarizas que observamos, es aleccionador y puede explicarse desde aquí…Esto como está bonito; es  la viña con los vendimiadores. Los viñedos, tienen mucha importancia en Sanlúcar, como cultivo repoblador y como origen del vino manzanilla genuinamente sanluqueño, y también la de otro ambiente que se vislumbra al fondo; el de las marismas del Guadalquivir, colmatación progresiva de aquel tartésico Lago Lingustino.

( Después de haber recibido noticias y argumentos sobre los caracteres de los distintos ámbitos del espacio sanluqueño, se dirigen a la zona de la Plaza de Toros. La calle Barrameda, es de las calles que están impregnada de historia por los cuatro costados. Es el cordón umbilical que une a la ciudad con su ayer, con aquel tiempo privilegiado en el que Sanlúcar era ciudad del gran esplendor y trasiego por este Camino de Barrameda, mientras las moreras refrescaban a los transeúntes, las mujeres lavaban pañales de algodón y sonaban los ecos del trasiego de quienes iban y venían hacia el puerto Barrameda. El origen de la calle está en las donaciones de solares que los duques realizaron para que se fuese poblando esta zona del arrabal de la ribera. Barrameda es la palabra más adecuada con la que fue bautizada esta calle, porque las características de la palabra podríamos decir que concuerdan las de la calle:antigüedad y abundancia “Barra” es voz antiquísima, prerromana, y que se hará común a todas las lenguas romances, nacidas del latín. El sufijo “eda” viene cargado de claras connotaciones de abundancia:”rosaleda”, abundancia de rosales; “castañeda”, abundancia de castaños;”humareda” abundancia de humo….-

En la provincia de Cádiz, y particularmente en esta zona de la misma, a los viñadores de escaso caudal, se les ha ido conociendo con el nombre de “mayetos, aunque ,claro, lo de escaso caudal es realmente un”pone”,porque de todo el pueblo es conocido cómo ha habido mayetos que han logrado un auténtico “capital”).

Margarita: Esta es la zona de la Barranca, en esta zona se dice que llegó a haber una serie de cuevas que eran habitadas por ermitaños, allá por la época en la que debajo de la barranca, y por estas latitudes, en las proximidades de lo que luego sería El Pino, se alzaba el antiguo convento de San Francisco.¿Historia o leyenda? Más bien parece lo segundo, porque ni por la proximidad de la localidad, parece fuese lo más recomendable para aquellos solitarios ermitaños que tanto proliferaron en la época antigua y medieval, aunque sí consta que los hubo con posterioridad. Sí es cierto que esas cuevas eran lugar de juego y de escarceos infantiles para muchas generaciones de niños sanluqueños. Su color barroso, sus frondosos matorrales, sus increíbles vericuetos, su espléndida panorámica tan propensa para que la fantasía de los niños hiciera el resto, hacían del lugar el mejor de los parques naturales. Ya llegamos a la calle Ancha; sigue siendo el corazón de la ciudad, como comenzó a serlo desde fines de la edad media. Cuando la villa quedó insuficiente, cuando la llamada de la mar resonaba en las existencias sanluqueñas, cuando el duque-señor de la villa- concedió el Privilegio en 1478 de que se pudiese construir fuera de las murallas de la villa, en la proximidad de la orilla del mar, surgió, pegadita a la milenaria Barranca el arrabal de la Rivera, y con él, la calle Ancha. En el siglo XVI, aproximadamente por lo que en la actualidad es el encuentro de la calle Ancha y la De las Cruces estuvo ubicada la ermita del Dulce Nombre de Jesús, que había sido levantada en unas posesiones donadas por Bartolomé de Guisa en 1571. Fue la ermita que provocó el enfrentamiento con los monjes agustinos, quienes a toda costa quisieron instalarse en ella.-

Periodista: Es muy interesante todo, sabe usted Margarita, que aparte del artículo, voy a escribir un libro sin final. Ante el boom comercial y conquistador que hizo que la ciudad se llenase de los más variopintos personajes: conquistadores, aventureros, frailes, misioneros de todas las Órdenes religiosas, pícaros, escritores…esta calle a la orilla misma de la mar, y situada donde se “cocía ” todo, adquirió gran importancia.

Margarita: Puede haber libros pobres, libros humildes”ojo”, no libros feos ni detestables, pero no pueden hacerse pasar por niños ricos.

Periodista: Los libros dignos pueden cumplir noblemente su misión informativa, pueden transmitir con eficacia la emoción literaria, pero no deben aspirar a ser niños ricos, los libros son muy generosos señora mía.

Margarita: Todos hemos aprendido y gozado en y con los libros que tenían toda la dignidad que podían tener en cada tiempo, pero sabíamos que con lo que teníamos o con lo que nos prestaban no podíamos soñar con tener tesoros de hermosura física.

Periodista: No todas las obras son maestras ni definitivas y sus autores deben aceptarlo,caprichos personales aparte, publicando un mal libro; allá cada quien con su capa. No todos los textos merecen el mismo tratamiento editorial y los editores tienen que saberlo”compromisos a un lado”. No todos los libros, por respeto así mismos, pueden ser vestidos con las galas de la encuadernación de arte.

Margarita: Sabido es:” Los experimentos, con gaseosa”. Un libro humilde, no más que para experimentos de taller, para trabajos de aprendizaje.

Periodista: Cada quien y cada cosa sirven para lo que sirven y toda vocación y toda función son buenas. Los libros son de muy diversa condición y algunos, muy efímeros.

Margarita: Dejarán su huella, siempre dejan alguna, al menos en la vanidad de sus autores, en su sociedad contemporánea y morirán. Sus cuerpos sólo quedarán en las grandes bibliotecas de conservación. Hay muchos libros que no han nacido destinados a recibir una encuadernación artística.

Periodista: Hoy en día, con la avalancha impresora, hasta no suena heterodoxo decir que hay muchas publicaciones que no han nacido para recibir si siquiera una encuadernación “de biblioteca”, es decir artesanal.

Margarita: El envejecimiento de los libros, ¡ay, también de las personas! es atroz. Colecciones editoriales”tantas de bolsillo” que brotaron con una cierta ostentación y atrayente descaro no resultan atractivas al cabo de pocos años. Y el arte, el pequeño y el grande, está llamado a permanecer y acompañar y consolar.

Periodista: Un libro sin contenido, un libro en mal papel, un libro de una colección de bolsillo, un libro ilegible(sin otros valores añadidos personales, sociales o históricos), una vulgar edición anastática no pueden ser vestido con suntuosidad, sin que al padre borracho de Juan Ramón se le caiga la baba del vino alegre.

Margarita: Estamos ante un precepto fundamental, uno de los que podrían servir para comprimir el decálogo hasta su quintaesencia. Lo proclamó la encuadernación francesa del último tercio del XIX, (en el fondo, cuando brotó la conciencia de la encuadernación como arte y no sólo como oficio),ante la avalancha del arqueologismo.

Periodista: Es doctrina básica para uno de los grandes padres de la vanguardia, Ph. Smith. Lo han aceptado todos los encuadernadores de arte despierto.

Margarita: Pero un principio tan amplio y substancial puede resultar demasiado pregnante y hasta ambiguo. ¿Qué quiere decir atenerse al libro?

Periodista. Creo yo que significa ante todo tres cosas: que hay que respetar su naturaleza de “medio”, que hay que tener en cuenta sus características específicas y, por fin, que hay que considerar “su circunstancia”.

Margarita. Respetar su naturaleza de “medio” equivale a respetar, a no obstaculizar la naturaleza comunicadora del libro. Es verdad que el libro no comunica sólo por el contenido de su texto. Comunica también por su tipografía, por sus complementos editoriales. Y comunica además(está es la mayor grandeza de la encuadernación de arte), cuando no es usado como medio, pero sí rozado por alguno de los sentidos, con su sola presencia. Y es esencial que ninguna de las formas de comunicación en el libro se estorben. Es preciso que no se borre la calidad de medio libro, que no se convierta en pura obra plástica, gráfica o escultórea. Y no es que esto sea una desgracia, que no lo es, sino sencillamente que ya no sería encuadernación.

Periodista: Entre las características específicas del libro se hallan su condición de códice, es una pluralidad de hojas cuadrangulares que forman cuadernos, cortadas-más o menos-por tres de sus lados que permite la consulta aleatoria y no necesariamente secuencial de sus partes, la forma que comúnmente rectangular (oblonga, alargada, cuadrada o apaisada)derivada de sus materiales y de su sistema de producción, las distintas partes de que físicamente constan resultan básicamente de su unidad como ” cuerpo” y son consecuencia de la encuadernación (cortes, lomo, nervios,cabezada, cantos,cejas,cubierta, tejuelos,tapas, contratapas, esquinas, lomera, guardas,etc.) La “accesibilidad” del códice, cuando se trata de la encuadernación de arte impone al encuadernador.

Margarita: la necesidad de atenerse al libro tiene una doble derivación: el encuadernador debe conocer bien el libro que encuaderna; tiene que ser un lector especializado. Respecto a lo primero, alguien ha dicho que el encuadernador es el primer lector del libro.

Periodista: No es exacto. Y no ya porque antes el libro ha sido leído por el editor y por quien lo ha compuesto, sino sencillamente porque el libro no existe del todo, hasta que no ha pasado por las manos del encuadernador. Cuando esto suceda, alguien, el propietario probablemente, podrá leer este libro encuadernado artísticamente. El encuadernador tiene que conocer a fondo lo que tiene que encuadernar y no es poco.

Margarita: Pero yo hablo ahora de lo segundo. Si hay que conocer el libro y sus circunstancia, el encuadernador tiene que ser un “experto”, un frecuentador asiduo de esa rama de la historia de la cultura que es la historia de la comunicación y, más en concreto, de la historia del libro.

Periodista: Ha sido frecuente, y lo sigue siendo, la convivencia social entre bibliotecarios, libreros, bibliófilos y encuadernadores. En nuestros días, la más frecuente es la de estos dos últimos grupos. No debería decirlo, sin explicarlo bien. a veces la convivencia (como ocurre con la que se da entre pintor y marchante, entre pintor y galerista) es excesiva. A tal punto puede llegar la convivencia a ……

Margarita: la historia de un texto comienza en el ejemplar original escrito por su autor o en las voces que fueron transmitiendo un hecho o una ficción hasta que alguien, por primera vez, lo puso por escrito. El texto se va produciendo de forma manuscrita, o por medio del ordenador:

<<¡ESPIRITUALIDAD Y MUERTE! La espiritualidad es el secreto de la eterna juventud. Para comprender el enigma de la muerte, hay que ser espiritual y creyente ¡Creer en Dios! Esó nos hace más leve el transitar hacia el más allá. Ser más optimista ante ella. A mí en particular me gustaría morir como nací; rodeada de amor ¡Desnuda! Así llegué a la vida, enseguida, arropada por los míos. Mi gente, me esperaban impaciente; fruto del amor de mis padres. Ah mi llegada al mundo me recibe mi padre, con banda de música celestial al completo, el maestro peinado con gomina,y todos sus instrumentos relucientes ¡Violines y guitarras, timbales, cornetines, y diez flautas encantadas, cantan a mi llegada!. Los vecinos cantan canciones y romanzas , pasodobles toreros, cantan canciones de amor, bailan la gente un zapateado, disfrutan los vecinos y por los vinos bendecida. Esé es un enigma, saber cuando llegará el final de nuestros días. Yo quisiera morir como mi amigo, como una persona valiente, rodeada de su gente, con todos los amigos presentes. A pode ser: me despidan con música celestial, Verdi, Mozart, Betobent y con Zarazate, para que baile la gente. Que mi casa pendan llenita de ramitas de azahar y violetas. Que mi atuendo sea ligero, pero de color rojo purpura y violeta, que me entierren en tierra, que quiero que me coman los gusanos y se conviertan en hermosas mariposas azuladas, enterrada en simbiosis con la naturaleza, para que mi espíritu vuele libre al cielo, saltar al cielo de un salto de vertigo. Que cuando me venga”yo haya pasado”: ¡Mi Otoño en Primavera! Otoño de oro, con sus doradas hojas, salpicada de la risa risueña y la alegría del amor. Que cuando  llegue mi gélido invierno, haya pasado felizmente: ¡Mi otoño en primavera! Haya disfrutado de las tardes frescas de abril, de los dorados días de octubre. Mi invierno pasar quiero abrigada del frío inclemente, abrazada por tus brazos fuertes; cuando el frío invierno de la vida llegue a mi vida, quiero besar al lucero del alba sentada en la luna estrellada. El invierno quiero pasar seducida por las campanas de la gloria y en buena sintonía. Más bien,quiero ser seducida por tus versos, por la poesía de tus estelas aromáticas, seducida por el son de nuestros corazón. Ton,ton, y ton ton….Vivir quiero un interminable ¡Otoño en Primavera! y, seducida por tu amor……¿Por qué, por qué tanto dolor sufro yo? ¿Por qué no somos como todos? ¡Dios mío! ¡Dios mió! Cuando la noche llega, la puerta de la imaginación se abre, y vuelo, y vuelo alegre. Ver visiones, alimentar la vida de sueños y visiones es pura vanidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s