Equivocarse en otros labios

El mundo de puntillas

3

Perdí aquello del sentido,

entre portales demasiado altos,

y personas que solo sabían doler.

Acabe con las costillas astilladas,

de tanto dilatar el corazón,

confiar se volvió deporte de riesgo,

huir,

el único paracaídas.

Pero ¿y si quiero caer?,

un cuerpo con tendencia

a eso de equivocarse,

el peligro sabe a gloria,

cuando viene de sus labios,

aunque le preceda un crujido,

otra costilla rota,

y ese “ya te lo dije”.

Tendré los labios agrietados,

el cuerpo partido en dos,

pero pocos serán  capaces,

de sostenerle la mirada,

a una de esas mujeres locas,

que lo dan todo,

sin creer en el amor.

Alejandra Lara

12:20

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s