Muchas vidas y muchos sueños

Párrafo 81 P. 2ª.

Pastor don Lorenzo: El amor alienta, el odio abate. El amor sonríe, el odio gruñe. El amor atrae, el odio rechaza. El amor confía, el odio sospecha. El amor enternece, el odio endurece. El amor canta, el odio grita. El amor tranquiliza, el odio altera. El amor guarda silencio, el odio vocifera. El amor edifica, el odio destruye. El amor siembra, el odio arranca. El amor espera, el odio desespera. El amor consuela, el odio angustia. El amor suaviza, el odio irrita. El amor aclara, el odio confunde. El amor perdona, el odio intriga. El amor vivifica, el odio mata. El amor es dulce, el odio es amargo. El amor es pacifico, el odio es explosivo. El amor es veraz, el odio mentiroso. El amor es humilde, el odio es altanero. El amor es sumiso, el odio es jactancioso. El amor es manso, el odio busca la guerra. El amor es espiritual, el odio es carnal. El amor es sublime, el odio es triste. ¡Queridos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios. Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios, porque Dios es amor. Dios nos ha manifestado el amor que nos tiene enviando al mundo a su Hijo único, para que vivamos por Él. El amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo para librarnos de  nuestros pecados!.-

Carmen: ¿Qué puedo hacer este verano con la palabra de Dios?, diga don Lorenzo.

Pastor don Lorenzo: Ahora puedes dedicar más tiempo a escuchar al Señor en la Palabra cada día. Puedes practicar con más atención lo “5 pasos en uno”. 1º Haz oración: No es que reces más es que confíes más en Dios, que hables con Él más de verdad y con más sencillez y naturalidad, con menos temores y miedos, fiándote de Él con entera confianza y esperándolo todo de su misericordia. En el Padre Nuestro está todo el Evangelio. Prueba a decir esta oración masticando las palabras muy despacio, y teniendo presente a las personas con las que vives y a quienes sufren a tu lado. Escucha al Señor, aprende en Mt 13. 1:23. 2º Descansa: Sí, descánsaste en Dios. Encuentra en Jesús tu descanso. Aliméntate con el Pan de vida. Deja en las manos de Dios todas tus angustias, tus ansias, y todos los agobios de tu vida… Descansa en el amor de Dios. Él quiere tu descanso, quiere que descanses en Él, que te entregues a Él, y quiere hablar contigo de tú a tú en un sitio tranquilo en el que pueda enseñarte con calma los caminos de la paz. No se trata del número de estrellas de un hotel, sino de luz en el corazón. Viaja a Jesús este verano, encuéntrate con Él personalmente y pasa más tiempo con él este verano. Mira como hacer esto en : Mt 11, 25-30 y Mc 6, 30-34. 3º Ayuda: Cada vez que puedas y en la situación que sea, encuentra la forma de ayudar a quien lo necesita. Hay muchas oportunidades para compartir la luz y el amor de Jesucristo sin tener que decir palabra. No las esperes, busca cada día una oportunidad de tener detalles de amor con las personas, haz evangelio en tu familia y en donde vivas este verano. Prestar pequeños servicios sinceros te abrirá muchas puertas y te dará mucha luz estos días, en tus días de vacaciones. Pruébalo: se pasa mejor queriendo dar que esperando recibir de todo el mundo. Atrévete con esto, fijate en: Mt 23,1-12; Mt 22, 34-40.-

-4º Sonríe: Tu cara es el espejo de lo que pasa en tu vida. Si tú lo pasas bien desde que vives en la gracia de Dios y eres amigo de Jesús, eso aparece y se refleja en tu cara. La paz, la bondad, el perdón, la alegría y los frutos del Espíritu en tu vida, se te ven y se te notan en la cara y en el trato que das a las personas con las que vives. Si vives en la victoria de Jesús, cuéntalo con la cara: sonríe, enseña tus ganas de vivir. Es lo primero que vemos unos en otros. Pedir perdón y perdonar da mucha paz, libera el corazón y da alegría. Intenta vivir así este verano; Mt 18,21-35. 5º Comparte: No temas decir que vives en la fe cuando tengas la oportunidad de hacerlo. Cuenta tu experiencia personal de cómo Dios actúa en tu vida, cómo protege a tu familia, cómo te da su gracia en momentos de dificultad. Si te fías de Jesús, no transmita miedo a la gente. Las cosas que te da Dios son para todos, no te las quede para ti sola o solo: la salud, el dinero, el tiempo, tus cosas buenas y tus cosas malas tienen mucho que ver con Dios y con las personas con las que vives. Procura vivir este verano como hijo del Padre bueno Dios y como hermano de quien tienes cerca. Pon en marcha esto en tu vida: cuanto más das, más tienes: Hch 4,32-35; Jn 6,1-15.Levanta tus ojos y fíjalos en el Señor. Ábrete a la Palabra cuando lees la Biblia. Dios quiere hablarte al corazón, deja ya de escuchar sólo con la cabeza. Cuesta mucho, en estos tiempos tan mercantilistas y cuando es normal que los ricos empobrezcan tantos pobres, comprender lo que Jesús quiere hacer en tu corazón.¿Cómo puedes vivir con tanto miedo y tan poca fe, si nada es imposible para Dios?.

Carmen: Pienso que estamos demasiado ocupados. Sí, es así, no somos los únicos.”Todo el mundo, en todas partes, parece estar ocupado”, y lo señala la revista The Economist. en el 2.015 se realizó una encuesta a trabajadores de tiempo completo en ocho países, y muchos dijeron que se les hacia difícil conciliar la vida laboral y familiar. Algunas de las causas que mencionaron fueron un mayor número de responsabilidades en el trabajo o en el hogar, el aumento de los gastos y jornadas laborales más largas. En Estados Unidos, por ejemplo, un empleado de tiempo completo trabaja como promedio 47 horas semanales, y casi 1 de cada 5 afirmó que trabajaba 60 horas o más. Otra encuesta realizada en 36 países reveló que más del 25% de los encuestados a menudo se sentían estresados incluso durante su tiempo libre. Los niños también pueden sentirse así cuando se les sobrecarga con un sinfín de actividades. Si constantemente intentamos hacer más de lo que podemos, terminaremos estresados, víctimas de lo que se ha llamado “la presión del tiempo”. Pero ¿es posibles llevar una vida más equilibrada? ¿Qué importancia tienen nuestras creencias, decisiones y metas? .-

Pastor don Lorenzo: Antes de responder estas preguntas, veamos cuatro razones por las que algunas personas están tan ocupadas. 1º El deseo de cuidar bien de la familia. 2º Pensar que”más es mejor”. 3º Querer complacer a los demás. 4º Buscar prestigio y sentirse realizado. Aprenda a ser equilibrado. Es cierto que la Biblia nos anima a ser trabajadores (Proverbios 13:4) Pero también destaca la importancia de ser equilibrados. “Mejor es un puñado de descanso que un puñado doble de duro trabajo y esforzarse tras el viento”(Eclesiastés 4:6). Llevar una vida equilibrada es bueno para nuestra salud física y mental.

Carmen: Pero ¿es realmente posible bajar el ritmo?. Un padre llamado Juan confiesa:”Trabajo los siete días de la semana. Lo hacía porque siempre había algo mejor que deseaba darles a mis hijos. Quería que tuviera lo que yo nunca tuve”.

Pastor don Lorenzo: Todos lo padres quieren lo mejor para sus hijos, pero es bueno que analicen sus prioridades. Algunos estudios indican que tanto adultos como los niños que dan mucha importancia al dinero y a las posesiones con frecuencia son menos felices, están menos satisfechos con su vida y tienen problemas de salud.

Carmen: Amigo mío; don Lorenzo, con tal de asegurarles un buen futuro, algunos padres sobrecargan a sus hijos con múltiples actividades que a su vez los sobrecargan a ellos. Como consecuencia, toda la familia sufre.

Pastor don Lorenzo: El punto 2º: Pensar “más es mejor”: La publicidad intenta convencernos de que, si no compramos lo más nuevo, estamos privándonos de algo bueno.”Toda esta avalancha de productos disponibles solo ha hecho que parezca que tenemos menos tiempo”, porque, como consumidores, el poco tiempo que tenemos lo dedicamos a”decidir qué, comprar, ver o comer”, eso lo comenta hasta la revista The Economist. En 1.930, un destacado economista predijo que, gracias a los adelantos tecnológicos, los trabajadores tendrían más tiempo libre. ¡Nada más lejos de la realidad! Elizabeth Kolbert, redactora de la revista The New Yorker, afirmó: “En vez de dejar de trabajar antes, descubren nuevas necesidades”, y para satisfacerlas necesitan tiempo y dinero.

Carmen: Algunas personas trabajan de sol a sol para tener contento a su jefe. La presión también puede venir de los mismos compañeros, quienes hacen sentir culpable a quien no trabaja horas extras.

Pastor don Lorenzo: A eso se le suma la inestabilidad económica, que puede hacer que una persona esté dispuesta a trabajar más o a estar siempre disponible. El 3º eso de querer complacer a los demás: Puede que los padres también se vean presionados a llevar el mismo ritmo de vida de otras familias. Si no lo hacen, quizás se sientan culpables de “privar” a sus hijos de ciertas cosas.

Carmen: Tim, que vive en estados Unidos, comenta:”Me encantaba mi trabajo, y siempre daba el máximo. Sentía que tenía que demostrar de lo que era capaz”.

Pastor don Lorenzo: Muchas personas se sienten como Tim: su ritmo de vida determina el concepto que tienen de sí mismas. ¿Cuál ha sido el resultado?, al 4º buscar prestigio y sentirse realizado: Elizabeth Kolbert, citada anteriormente, dijo. “Estar ocupado da prestigio. Cuanto más ocupado estás, más importante pareces”. Aprenda a ser equilibrada. Llevar una vida equilibrada es muy bueno para nuestra salud física y mental.

Carmen: Pero ¿es realmente posible bajar el ritmo?.

Pastor don Lorenzo: Sí. Veamos cuatro sugerencias prácticas. 1º Determine sus prioridades y objetivos: Es normal desear tener cierta seguridad económica. Pero ¿cuánto dinero es suficiente? ¿Se mide el éxito por los ingresos o por las cosas que poseemos? Por otro lado, dedicar demasiado tiempo al descanso o a la recreación también puede causar estrés.

Carmen: Tim, mencionado antes, explica:”Mi esposa y yo analizamos detenidamente nuestro estilo de vida y decidimos simplificarlo. Hicimos un gráfico que mostraba nuestra situación en ese momento y nuestras nuevas metas. Hablamos sobre las consecuencias de algunas decisiones del pasado y sobre lo que deberíamos hacer para alcanzar nuestros objetivos”.

Pastor don Lorenzo: 2ºNo se deje influir por el consumismo: La Biblia nos aconseja que controlemos “el deseo de los ojos”. La publicidad puede intensificar esos deseos y hacer que trabajemos más horas o dediquemos mucho tiempo o dinero al ocio.

Carmen: Es cierto que no podemos evitar toda la publicidad, pero sí podemos controlar cuánta vemos. Además, es bueno que analicemos nuestras verdaderas necesidades. Tampoco olvidemos cuánto influyen en nosotros los demás. Si nuestros amigos se desviven por obtener cosas materiales y miden el éxito en función de lo que tienen, quizás haríamos bien en buscar amigos con otros valores.

Pastor don Lorenzo: La Biblia dice: “El que está andando con personas sabias se hará sabio”.  El 3º punto,ponga límites al trabajo: Hable de su trabajo y de sus prioridades con su jefe. No se sienta culpables de que el trabajo no sea lo más importante en su vida. Simplifique y elija.

Carmen: El libro Work to Live señala:”Todos los que establecen límites entre el trabajo y la familia o toman vacaciones llegan a la misma conclusi´´on: el mundo no se acaba porque ellos no estén”. Juan, citado antes, no tenía apuros económicos, así que decidió reducir su jornada laboral. Él cuenta: “Le propuse a mi familia simplificar nuestro estilo de vida. Y poco a poco fuimos dando pasos para lograrlo. También le expliqué a mi jefe que quería trabajar menos días a la semana, y le pareció bien”. Juan a mi parecer hizo lo correcto, sino hace esto hoy sería un número más de entre los muertos, su corazón le aviso a tiempo.

Pastor don Lorenzo: El 4º su familia tiene prioridad: Los matrimonios necesitan pasar tiempo juntos, y los hijos también necesitan estar con sus padres. Por lo tanto, no imite el ritmo de vida acelerado de otras familias. “Dedique tiempo a descansar y deje de hacer cosas que no sean importantes”. Cuando estén en familia, no permitan que la televisión, el teléfono o algún otro dispositivo los aíslen. Coman juntos al menos una vez al día y aprovechen esos momentos para conversar. Si los padres toman en cuenta este sencillo consejo, sus hijos serán más felices y les irá mejor en la escuela. En conclusión, pregúntese:”¿Qué clase de vida quiero para mí y para mi familia?. Si desea una vida más feliz y llena de significado, establezca sus prioridades basándose en los sabios consejos de la Biblia. ¡Con Dios es más fácil vivir! ¡No se deje influir por el consumismo. Determine sus prioridades y objetivos. Ponga límites al trabajo, recuerde:¡Su familia tiene prioridad!.¿Te apoyas en los demás para tomar una decisión?, ¿te sientes incapaz de llevar a cabo lo que te proponen?, ¿tienes sentimientos que te paralizan?. Sí es así, la inseguridad y el miedo te están impidiendo ser tú mismo o misma. Sin embargo, un cambio de actitud puede hacer aflorar esas capacidades silenciadas por el temor.-

-Atrévete a confiar en ti. Conocerse bien a uno mismo es la llave de la seguridad. Chequea lo que haces mal. reflexiona sobre qué cosas son las que te han llevado a creer que haces mal o no tan bien como los demás esperan. Haz autoafirmaciones positivas. Recoge en frases afirmativas tus virtudes, cualidades, valores y principios que te convierten en una persona positiva, y léelas a menudo. Habla bien de ti. No tengas miedo a hacerlo cuando las circunstancias te den pie. Y nunca restes valor a las cosas agradables que los demás dicen de ti. Pasa a la acción. Define qué es lo que te preocupa. Infórmate de todos los recursos disponibles para afrontarlo(asociaciones, instituciones, especialistas). Y diseña un plan de acción con los pasos que vas a dar. Retrasa tus inseguridades. Cuando la indecisión te invada, aplaza los sentimientos más tarde. Debes decirte:”Ahora tengo mucho que hacer; ya tendré tiempo para sentirme inseguro más tarde”. Es una forma de controlar tus emociones. Cuida tu aspecto. si tú te ves bien, te sentirás más seguro de ti mismo. —

Enfréntate a tus miedos. El miedo es una conducta adaptativa normal en situaciones que ponen en peligro nuestra integridad. Pero no debe impedir la realización de alguna faceta de tu vida. Si quieres vencerlo, ¡haz lo que temes! Descubre cómo es tu miedo. Cuáles podrían ser las causas, qué es lo que sientes y cómo actúas. Piensa qué te impide hacer. Así comprobarás la magnitud del problema y hasta que punto está interfiriendo en tu vida. Márcate pequeños objetivos. Cúmplelos paso a paso. Visualiza. Relajado, imagínate cerca de tu meta y cómo has llegado hasta ahí. Pasa a la acción. Tienes que demostrarte que puedes hacer cosas para conseguir lo que deseas y pasa a otro. Practica. Repasa bien cada paso que hayas dado antes de dar el siguiente. El amor está para cuidarnos… Si algún día te enamoraste, ya sabes cuánto cuesta hablar de ello…El guerrero de la Luz procura saber con qué y con quien puede contar. Su espada,la fe,la esperanza y el amor.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s